Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

y cinco años de libertad vigilada

Piden ocho años de internamiento para el menor que atropelló a un guardia civil

La fiscalía de Huesca pedirá 8 años de internamiento para el menor que atropelló y causó la muerte el pasado mes de marzo al guardia civil zamorano en un control de alcoholemia ubicado en una rotonda próxima a la localidad altoaragonesa de Barbastro en la que prestaba servicio.

Agencias | Madrid | 04/10/2016

Coche de la Guardia Civil

Coche de la Guardia Civil / EFE | Archivo

En su escrito, la fiscalía reclama ocho años de internamiento, además de 5 años de libertad vigilada para el joven, que tenía 17 años en el momento de producirse los hechos, y exime de responsabilidad a los tres menores que le acompañaban en el momento de producirse el atropello, han informado fuentes judiciales.

En el coche que conducía el menor viajaba su mujer, también de 17 años, y una pareja, ambos de 14 años, vinculada familiarmente al presunto autor de los hechos. A pesar de la rapidez que exige la jurisdicción de menores, las tomas de declaración a los distintos testigos y la complejidad de los informes definitivos tanto de la Guardia Civil que realizó el atestado como de los médicos forenses han demorado la presentación del escrito de acusación.

El joven permanece en la residencia de menores de Juslibol (Zaragoza) desde que prestó declaración en el Tribunal Tutelar de Menores de Huesca como responsable del atropello intencionado del agente de la Guardia Civil. La demora en la instrucción obligó a la titular del juzgado a prorrogar la estancia máxima de 3 meses establecida legalmente para los menores a la espera de la celebración de juicio.

El atestado señala que sobre las 19.35 horas del pasado 4 de marzo le fue dado el alto al turismo que conducía el menor en el control de alcoholemia y drogas establecido en la N-240 a su paso por Barbastro. Al parecer, el agente fallecido se dirigió hacia el vehículo para realizar la prueba de alcoholemia e introdujo sus brazos por la ventanilla del conductor para ofrecerle el etilómetro.

En ese momento, el conductor atrapó los brazos del agente contra el volante y aceleró súbitamente, arrastrándole medio kilómetro hasta dejarle tendido sin vida sobre el asfalto. Al emprender la huida, el vehículo en el que viajaban los cuatro menores se estrelló contra una rotonda y posteriormente contra unos vehículos que circulaban en sentido contrario.

Los cuatro jóvenes huyeron a la carrera del lugar, pero fueron detenidos poco tiempo después en sus respectivos domicilios. El funeral del guardia civil, vecino de Zamora de 54 años y a punto de pasar a la reserva tras 27 años de servicio en Barbastro, congregó a cientos de personas y contó con la asistencia del ministro del Interior actualmente en funciones, Jorge Fernández Díaz.

Los hechos generaron malestar entre los vecinos de Barbastro debido a la implicación del menor en numerosos hecho delictivos anteriores.