Seguridad Alimentaria

¿Qué tipos de alertas alimentarias son las más habituales?

En las últimas semanas se han conocido varias como la retirada de unas patatas fritas de un supermercado, de frutos secos o el anuncio de que ciertos embutidos puede tener algún tipo de contaminación. Estas alertas las decreta la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición, pero ¿Cómo se hace, qué procesos se siguen?

Cada cierto tiempo conocemos algunas alertas alimentarias que anuncian la retirada de productos o avisos de que ciertos productos pueden contener alérgenos. El proceso que se sigue para determinar es complejo, como explica Antonio Herrera, profesor emérito de la Universidad de Zaragoza y Catedrático del Área de Conocimiento de Nutrición y Bromatología de la facultad de Veterinaria.

Gracias a un plan nacional, toda España se trabaja en red y todas las comunidades están coordinadas con la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición que es quien determina las alertas alimentarias en última instancia. Controles que son diferentes, también en periodicidad, si se trata de productos frescos o en conserva.

Hay dos formas de detectar las alertas, o bien por controles que se realizan de forma rutinaria, o porque ha habido una intoxicación alimentaria y se sigue la cadena hasta ver cuál ha sido el origen. Una tercera posibilidad puede venir de las propias empresas que, en sus controles de calidad, detectan un fallo y lo comunican.

Antonio Herrera explica que básicamente son tres los tipos de alertas alimentarias que se dictaminan: por un error en el etiquetado de los productos, falta o error de identificación del producto (se suele dar en productos de exportación o importación) y la detección de microorganismos.

Ante el aumento de alertas alimentarias en las últimas semanas, el catedrático de la Universidad de Zaragoza, explica que puede deberse a la mejora de la eficacia de los procesos de control y del sistema de calidad. De ahí que se detecten más casos.