Operación contra el tráfico de drogas

Desmanteladas tres macroplantaciones de marihuana en Roda de Isábena

La Policía Nacional en Huesca ha asestado un duro golpe al tráfico de drogas y al cultivo de cannabis en los bosques de la provincia. Doce personas han sido detenidas en el marco de la operación Tridente y se han desmantelado tres macroplantaciones.

Redacción

Huesca | 16.09.2021 14:08 (Publicado 16.09.2021 14:05)

La Policía Nacional, en el marco de la operación Tridente, ha desarticulado una organización criminal dedicada al tráfico de drogas en la provincia de Huesca. Los agentes han desmantelado tres macroplantaciones de marihuana en Roda de Isábena. Se han intervenido 8.200 plantas de marihuana y 10 kilos de speed. Además, la operación policial se ha saldado con 12 detenidos, de los que cinco están ya en prisión. Una operación que culmina las investigaciones que los agentes han llegado a cabo en los últimos dos años,

Según explicaba el comisario Alvaro Rodríguez, en el caso de esta última intervención, el cabecilla de la organización criminal era un joven oscense que regentaba un establecimiento relacionado con el tratamiento del cáñamo, desde donde dirigía todas las operaciones de plantación y aprovisionamiento de la mercancía. La organización estaba estructurada en dos grupos estancos que no se conocían entre sí. La investigación se inició en el mes de noviembre de 2020. En una primera fase los agentes desarticularon al grupo dedicado al tráfico de speed. Descubrieron que el dinero que obtenían con la venta de esta sustancia estupefaciente lo destinaban a nuevas plantaciones de cannabis. La organización había reclutado también entre sus miembros a residentes de pequeños municipios de la zona, propietarios de terrenos cercanos a las plantaciones.

Precisamente esa gente del ámbito rural era quien orientaba a la organización dónde podían cultivarse las plantaciones. Se trataba de espacios cuidadosamente seleccionados, parajes boscosos poco transitados con barrancos de los que detraer el agua y de muy difícil acceso. Para llegar eran necesarios vehículos todoterreno y largas caminatas. Los integrantes del grupo transformaban totalmente el espacio natural, talaban pinares, utilizaban productos químicos que contaminaban el agua y generaban numerosos desechos que contaminaban la tierra. De hecho al preparar el terreno de una de esas plantaciones el pasado mes de marzo provocaron un incendio forestal que afectó a cinco hectáreas de monte en Ayerbe. La subdelegada del Gobierno Silvia Salazar indicaba que estos grupos criminales, que escogen nuestra provincia por la orografía y las condiciones climáticas, terminan causando daños irreparables en el territorio.