Datos EPA

Aragón es la segunda CCAA con menor tasa de desempleo

El paro creció en 7.400 personas en el primer trimestre del año en Aragón. Los datos de la Encuesta de Población Activa reflejan un incremento del 12%, un aumento que está vinculado al impacto de la invasión rusa de Ucrania.

Redacción

Zaragoza | 28.04.2022 13:46

La industria y la agricultura son los sectores en los que descendió el desempleo
La industria y la agricultura son los sectores en los que descendió el desempleo | Pixabay

La tasa de desempleo se sitúa en el 10,14%, más de tres puntos por debajo de la media nacional y cifra que nos sitúa como la segunda Comunidad Autónoma sólo por detrás del País Vasco. Además, Huesca es la provincia española con menor tasa de paro, ya que se sitúa por debajo del 7%. En cambio, 23.700 hogares tienen a todos sus miembros activos en paro. Por sectores, el desempleo creció de enero a marzo en la Construcción y Servicios, pero bajó en la Agricultura e Industria. La consejera de Economía, Marta Gastón, destaca la buena evolución de los datos del paro juvenil, de los contratos indefinidos y las altas tasas de ocupación.

Agentes sociales

El sindicato UGT lamenta que la EPA refleja pérdida de ocupación, pero en términos anuales, se recupera el empleo perdido en la crisis COVID. Además, la Reforma Laboral empieza a incentivar la contratación indefinida. Sin embargo, el secretario general del sindicato en Aragón, Danie Alastuey, lamenta la pérdida de 8.000 empleos por las crisis de suministros. Las organizaciones empresariales reconocen que son cifras muy negativas para Aragón, aunque las achacan directamente a la guerra de Ucrania. El director general de CEOE, Jesús Arnau, cree que la economía empezará a recuperarse en cuanto logremos poner fin a ese conflicto.

la inflación sigue disparada

Otro indicador que constata la actual inestabilidad económica es la inflación. El dato adelantado del IPC de abril refleja que la tasa interanual es del 8,4%, lo que supone un descenso de 1,4 puntos respecto a marzo. Los precios se han moderado ligeramente porque ha bajado el coste de la luz y los carburantes. En cambio, es más caro comprar alimentos.