Guerra de Ucrania

Aragón prepara el envío de 210 palés de ayuda humanitaria

El presidente Lambán ha informado de ello ante las Cortes. La Comunidad ha enviado además 60 chalecos antibalas a la resistencia.

Redacción

Zaragoza | 10.03.2022 14:01

El presidente, Javier Lambán, durante su comparecencia ante el parlamento aragonés
El presidente, Javier Lambán, durante su comparecencia ante el parlamento aragonés | Cortes de Aragón

El Gobierno aragonés ha enviado 60 chalecos antibalas de segunda mano a la resistencia ucraniana y tiene listos 210 palés de ayuda humanitaria, que se trasladarán en seis camiones, el primero de los cuales ya ha partido hacia Rumanía. Además, el presidente, Javier Lambán, asegura que su “ambición no tendrá límites” en la acogida de refugiados, a quienes espera ofrecer oportunidades de empleo cualificado en nuestro territorio.

En una comparecencia ante el pleno de las Cortes, Lambán ha explicado que creará un Observatorio con los agentes sociales, para analizar el impacto económico de la guerra en Aragón. De momento, Europa ya negocia la importación de cereales de Argentina y Estados Unidos, para reducir su dependencia del Mar Negro. El presidente advierte, eso sí, de que los ciudadanos tendremos que sacrificar cierto bienestar.

La oposición y el resto de partidos

Partido Popular y Ciudadanos han tendido la mano al presidente para combatir al enemigo común, que amenaza la libertad y la democracia en Europa. Ambos respaldan el envío de armas a Ucrania y la acogida de refugiados, aunque le piden a Lambán que reclamen ante Pedro Sánchez una bajada de impuestos que compense el impacto económico del conflicto.

Los portavoces de PP y Ciudadanos, Mar Vaquero y Daniel Pérez, han recordado que esta guerra se libra a solo 3.400 kilómetros, con víctimas que viven igual que nosotros; una actitud que el diputado de Podemos, Nacho Escartín, califica de racista.

Para minimizar el impacto económico, Podemos propone flexibilizar la PAC para ampliar la capacidad productiva de nuestros agricultores y reformar el sistema energético, recortando los beneficios de las eléctricas. Además defiende acabar con esta escalada bélica, al igual que el portavoz de Izquierda Unida, Álvaro Sanz, que ha expresado su oposición a la guerra.

Mientras la izquierda ha señalado que Putin lidera una formación conservadora y ultranacionalista, que se relaciona con la extrema derecha europea, el portavoz de Vox, Santiago Morón, ha expresado su preocupación por la presencia de Podemos en los Gobiernos de España y Aragón y en cómo puede condicionar nuestra respuesta a la guerra.