El portero malaguista tuvo una brillante actuación evitando la goleada

2 - 0: Con Caballero solamente no se puede ganar

La tarde estelar de Caballero en el Santiago Bernabéu no fue suficiente para evitar la derrota ante el Real Madrid. El Málaga careció de cariz ofensivo y se limitó a defender ante un rival que jugó al paso y al que le bastó un golpe de fortuna para romper el empate inicial. El segundo gol, de penalti inexistente y en el tiempo de prolongación, fue una anécdota.

ondacero.es

Málaga | 19.10.2013 18:30

El Málaga salió al Bernabéu con la lección aprendida. El técnico Bernd Schuster aleccionó a los suyos para evitar las rápidas contras de su rival y buscar la más mínima opción para acercarse a los dominios de Diego López. La primera parte del plan se cumplió a rajatabla con un Caballero soberbio bajo los palos; a la segunda, lamentablemente, ni siquiera se acercaron los futbolistas en el terreno de juego.

Durante la primera mitad Caballero demostró el por qué Manuel Pellegrini pretende ficharlo para el Manchester City. El argentino dio un auténtico recital tanto en las acciones bajo palos como en las que tenía que tapar puerta. Cristiano (tiro al travesaño incluído), Morata y Ángel Di María pusieron a prueba al cancerbero malaguista que fue capaz de mantener a su equipo vivo hasta el descanso. En tan sólo una ocasión los costasoleños fueron capaces de poner a prueba a Diego López. Jesús Gámez, en una acción combinada con Portillo y Samu, lanzó desde fuera del área un disparo raso que atajó el gallego. Fue un espejismo ya que el portero madridista no volvió a intervenir durante el resto del choque.

En la segunda mitad el Madrid encontró el premio del gol cuando menos lo esperaba. Sólo así podía batir al infranqueable Caballero. Jugando al paso, como durante todo el encuentro, llegó el tanto de Di María. El argentino realizó un centro chut desde la banda derecha sin aparente peligro pero, para sorpresa de los malaguistas, el balón se envenenó tras no rematarlo Cristiano y con el bote, que le dio mayor velocidad, sorprendió a Caballero. Sólo se habían jugado 45 segundos tras la reanudación.

El Málaga mantuvo el planteamiento conservador para evitar una mayor desventaja en el marcador. Tras un nuevo recital de Caballero bajo palos, con paradas para todos los gustos amargando la existencia a Cristiano, Schuster decidió dar un paso adelante a falta de cinco minutos para el final. El alemán cambió el sistema de juego pero su equipo sólo estuvo cerca del gol en una ocasión. Anderson lanzó desde fuera del área un misil que se marchó cerca del palo izquierdo del marco local.

El Madrid obtuvo el segundo y definitivo gol en un penalti inexistente de Weligton sobre Bale. El gales cayó al suelo sin que existiera falta y el árbitro en un claro error, indicó la pena máxima que Cristiano transformó no sin que Caballero estuviera cerca de detenerlo.

El Málaga debe mostrar otro cariz en los próximos compromisos ante equipos de su liga, periplo que comenzará el próximo sábado contra el Celta en La Rosaleda.

Real Madrid: Diego López; Carvajal, Pepe, Sergio Ramos, Marcelo; Khedira, Illarramendi, Isco (Modric, m.74); Di María (Jesé, m.81), Cristiano Ronaldo; y Morata (Bale, m.76).
Málaga: Caballero; Gámez, Sergio Sánchez, Weligton, Antunes (Sergi Darder, m.77); Portillo (Santa Cruz, m.77), Camacho, Tissone, Eliseu; Samuel (Anderson, m.70) y El Hamdaoui.
Goles: 1-0, m.46: Di María. 2-0, m.91: Cristiano Ronaldo, de penalti.
Árbitro: Ayza Gámez (comité valenciano). Amonestó a Antunes (11), Eliseu (49) y Sergio Sánchez (79) por el Málaga; y a Carvajal (93), por el Real Madrid.

LO MÁS