'Mejor educar que curar'

El Colegio de Médicos de Málaga pone en marcha una campaña para concienciar sobre los riesgos de las pantallas en la salud de los niños

Esta advertencia se materializa con una guía con consejos y herramientas útiles para padres y madres

Vicente Martínez

Málaga | 18.06.2024 12:47

El Colegio de Médicos de Málaga (Commálaga), en colaboración con el área de Educación del Ayuntamiento de Málaga, presentó la campaña ‘Mejor educar que curar’ que tiene como objetivo concienciar a las familias de los efectos que tiene en la salud de los más pequeños el uso abusivo de las pantallas. Además, incluye una guía detallada con consejos para padres y madres.

El exceso de dispositivos puede provocar en los menores diversos trastornos tanto físicos como mentales: “La campaña visibiliza que las familias están muy preocupadas por sus hijos y pendientes de ellos pero que, a la hora de ofrecerles un dispositivo, no son conscientes de los riesgos que conlleva”, ha explicado el presidente de la corporación, Dr. Pedro J. Navarro.

Esta acción coincide con el fin del curso escolar y el comienzo de la época estival en la que los niños disponen de más tiempo libre y, por lo tanto, recurren a los dispositivos durante más tiempo.

El presidente del Colegio de Médicos de Málaga, Dr. Pedro J. Navarro, ha explicado que en noviembre del año pasado la corporación puso en marcha un grupo de trabajo formado por la vicepresidenta de la Asociación Educación Digital Responsable y neurorradióloga, Dra. María Vidal y el profesor de Psiquiatría en el Departamento Salud Pública y Psiquiatría de la Universidad de Málaga e investigador, Dr. Andrés Fontalba. Ambos participaron también en la rueda de prensa. El grupo de trabajo está integrado además por el secretario general del Commálaga, el psiquiatra Dr. José Miguel Pena, y la gerente de la corporación, Cristina Gutiérrez. Una de las conclusiones a las que se llegó fue la necesidad de hacer llegar a las familias que una labor preventiva es fundamental para evitar que los niños tengan secuelas físicas o psicológicas como consecuencia de un uso abusivo de las pantallas.