Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

TENIS | YA PIENSA EN EL OPEN DE AUSTRALIA

Garbiñe Muguruza abandona en Brisbane por molestias en el aductor

La tenista Garbiñe Muguruza vio truncada su progresión en el torneo de Brisbane (Australia) por unas molestias en el aductor de la pierna derecha que le obligaron a retirarse de su compromiso de semifinales ante la francesa Alizé Cornet. La vigente campeona de Roland Garros caía por 1-4 en el set inicial cuando se vio forzada a anunciar su abandono.

Redacción | Madrid
| 06/01/2017
Muguruza en el torneo de Brisbane

Muguruza en el torneo de Brisbane / Efe

El año acaba de empezar y no he querido arriesgar teniendo un Grand Slam en una semana

"Esta mañana he sentido dolor en el aductor cuando hemos calentado. Venía notando la zona muy cargada con todos los partidos y no he querido forzar para evitar que fuera a más", explicó Garbiñe Muguruza en rueda de prensa.

Dada la proximidad del Abierto de Australia, que dará comienzo el 16 de enero, la española tomó la decisión de no seguir compitiendo.

"El año acaba de empezar y no he querido arriesgar teniendo un Grand Slam en una semana", se excusó. Un comunicado remitido por su gabinete de prensa apunta que "las molestias no son graves" y que la tenista trabajará estos días con su fisioterapeuta para recuperarse y llegar "en condiciones óptimas" al Abierto de Australia.

Pese a su abandono en semifinales, Muguruza consideró que su semana en Brisbane fue "buena". "Estoy contenta de cómo ha ido", abundó.

Tres partidos muy exigentes

La jugadora de origen venezolano, que actualmente ocupa el séptimo puesto en el ránking mundial, batió a la australiana Samantha Stosur y a las rusas Daria Kasatkina y Svetlana Kuznetsova en su camino hacia la penúltima ronda.

La exigencia física de esos tres choques impidieron a la cuarta cabeza de serie competir en plenitud de facultades físicas ante Alizé Cornet, sorprendente finalista en Brisbane. La francesa reconoció que desde el principio del duelo notó que "Garbiñe no estaba jugando como acostumbra".

"Ella no podía correr ni golpear la bola como lo hace habitualmente", indicó. Cornet, que con su pase a la final del torneo se aseguró partir como cabeza de serie en el Abierto de Australia, reconoció que le hubiera gustado acceder a la final de otro modo.

"Pero entiendo que los problemas físicos son parte del juego", dijo en declaraciones recogidas en la página web de la WTA. Su rival en el definitivo envite por el título será la ucraniana Elina Svitolina o la checa Karolina Pliskova, quienes completarán la ronda de semifinales en el último turno del Pat Rafter Arena.