Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

LIGA BBVA JORNADA 23 | REAL MADRID - DEPORTIVO

El Real Madrid busca olvidar derrotas y fiestas a costa del Deportivo

El Real Madrid quiere que la única fiesta que se celebre tras el partido ante el Deportivo sea por una victoria ante el club gallego. Los blancos han pasado del éxtasis a la depresión debido al 4-0 del derbi ante el Atlético y los blanquiazules pretenden sacar tajada en el coliseo blanco.

Jorge Bautista | Madrid
| 14/02/2015
Cristiano se abraza con Benzema

Cristiano se abraza con Benzema / Getty Images

Cuando uno sufre una derrota, no queda otra que levantarse. Cuando un equipo sale escaldado de un derbi con un 4-0 en contra, lo mejor que puede pasar es que llegue el siguiente partido para ahogar las penas. El Real Madrid necesita como el comer que lleguen ya las seis de la tarde del sábado para que el cuero eche a rodar y para que el Deportivo se enfrente a ellos en un Santiago Bernabéu que examinara con lupa las evoluciones de los suyos.

Cómo ha cambiado el panorama en la casa blanca. Ya no valen de nada las 22 victorias consecutivas que los madridistas lograron antes de empezar 2015. Todo por un mal día, que comenzó con una goleada sufrida ante el Atlético en el Vicente Calderón. Y sobre todo por una mala noche, con Cristiano y algunos jugadores del Real Madrid, entre los que estaban algunos que están de baja por lesión, disfrutando de una fiesta en honor de los 30 años del astro portugués.

Ahora los fantasmas que sobrevolaban el Camp Nou a comienzos de año se han trasladado al Bernabéu. A un Bernabéu que necesita una victoria y que a buen seguro, como suele pasar en el 99'9% de las veces en fútbol, olvidará todo mal si los que visten de blanco salen y se comen al Deportivo. Si el diez veces campeón de Europa se deja la piel ante el cuadro gallego y logra tres puntos vitales de cara al devenir de la Liga BBVA.

Ganar... o ganar
No cabe más que conseguirlos para evitar ya una crisis de dimensiones considerables. A favor, o quizá en contra dependiendo de cómo vaya todo, está que el Real Madrid juega ante su público, y muy dura es para todos esa plaza. También a favor está que a pesar de todo lo que ha pasado ningún árbol debe evitar que el hincha merengue sea capaz de ver el hermoso bosque del liderato. Quizá a un punto del Barça, pero el Real Madrid sigue siendo primero.

El Real Madrid sigue siendo líder. Sigue en lo más alto de la tabla clasificatoria. Y eso por más derbis que se pierdan y por más fiestas de cumpleaños con las que se haga polémica es algo que no ha cambiado. Tampoco han cambiado las bajas por lesión con las que cuenta Carlo Ancelotti. Ni Modric, ni James, ni Pepe, ni Ramos. Marcelo vuelve eso sí, y el Bernabéu también espera que vuelva la mejor versión de todos sus jugadores tras el naufragio en el Calderón. Cristiano Ronaldo incluido.

Muchos bromearon cuando jugó contra el Atlético de si el luso sólo tenía dos partidos de sanción. Poco, por no decir nada, hizo el 7 en la cancha rojiblanca, pero obviar el hecho de que es un tres veces Balón de Oro, y de que es el actual Pichichi de la Liga BBVA, es un sinsentido. Cristiano es Cristiano. Siempre ha sido, es y será Cristiano. Y su peligro es total en cuanto se acerca a las inmediaciones del área rival.

Salvo sorpresa, Bale y Benzema le acompañarán en ataque. El 4-3-3 de Ancelotti es innegociable y ese férreo pensamiento del italiano tiene sus cosas buenas (22 partidos ganando), y sus cosas malas (sin plan B y 4-0 ante el Atlético). La principal novedad puede estar en mediocampo, donde Lucas Silva tiene muchas opciones de debutar con la elástica del Real Madrid. De titular o como recambio, el brasileño parece estar listo.

El Deportivo no quiere ser una comparsa
Ahora bien, el Deportivo también lo está. Tres partidos sin perder llevan, con dos triunfos consecutivos, y de coquetear con los puestos de descenso han pasado a una relativa comodidad en la zona media de la tabla junto con el Celta de Vigo. Los gallegos parecen haber dado con la tecla tras las vacaciones navideñas, y el 2-8 que el Real Madrid obtuvo en la primera vuelta de la Liga BBVA en Riazor no tiene pinta de que se vaya a volver a repetir.

El periodo de adaptación ha terminado para ellos. El objetivo, la permanencia, lo tienen entre ceja y ceja. Las llegadas de Borges y de Oriol Riera en el mercado invernal han dado otro enfoque al proyecto de Víctor Fernández, y con Fabricio en la portería las goleadas que les caían en cada partido cuando era Lux el meta han llegado a su fin. La Coruña vive tranquila, pero la tranquilidad no basta para dar la sorpresa en el Santiago Bernabéu

Noventa minutos para acabar con la crisis... o no
Dos de los nueve campeones de la Liga BBVA se miden en la capital de España. Real Madrid y Deportivo de La Coruña se enfrentan para vencer sus miedos uno y para dar la campanada el otro. Los gallegos saben que los madridistas son ahora más vulnerables que nunca, pero a saber si el hecho de que los blancos estén heridos va a despertar a una bestia que lleva mes y medio dormida.