Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

JORNADA 33 | REAL MADRID 4-0 ALMERÍA

Real Madrid 4 - 0 Almería

El Real Madrid pasó por encima al Almería en el Santiago Bernabéu en un partido que dominaron de principio a fin y que terminaron ganando por 4-0 con goles de Di María, Bale, Isco y Morata. El conjunto blanco fue un vendaval y llega con la moral muy alta a la final de Copa ante el Barça.

Jorge Bautista |  Madrid |  13/04/2014

Cómo cambian las cosas en tan solo cuatro días. Si el martes las dudas se cernían sobre un Real Madrid que rozó el ridículo en la Champions, tras el encuentro ante el Almería el equipo de Ancelotti cambia la inseguridad por euforia tras un enorme partido que terminó con una gran victoria por 4-0.

El Madrid era sabedor de que no había excusas. De que no valían las bajas, por más que una de ellas se llamase Cristiano Ronaldo. Y es que lo que sucedió en el Signal Iduna Park ante el Borussia Dortmund en Champions no se podía repetir de nuevo. No podía sentirse el miedo y no se podía rozar el ridículo, como pasó en Alemania.

Así que salieron a por todas. A comerse al Almería, sin contemplaciones y sin miramientos. Los de Ancelotti tenían claro el objetivo de ganar y ganar convenciendo y en cuanto comenzó el envite fueron directos a hacer disfrutar al Bernabéu. El rival, el Almería, invitaba al disfrute de la hinchada, pero no sería la primera vez que David vence a Goliat.

Di María fue la estrella
Para que eso no pasase, presión arriba y rápida circulación de balón. Y Ángel, Ángel di María. El argentino fue el mejor de la primera mitad. Y lo fue porque le salía absolutamente todo. Empezó gustándose con dos disparos espectaculares que casi inauguran el marcador, y terminó por probar incluso con un gol olímpico que Esteban salvó como pudo.

Entre una cosa y otra, el gol. El golazo. La cogió El Fideo en la derecha, se fue de su par y con un zurdazo la puso imparable para el arquero del Almería. No pudo hacer nada ante ese tiro, y eso que ante los otros siete estuvo inmenso, con paradó a Bale incluido que a buen seguro sigue haciéndose que el galés se pregunte ´cómo'.

Goleada blanca en la segunda parte
Su próximo intento ya no sería repelido por Esteban. Y es que en la segunda parte el guión no sólo siguió siendo el mismo sino que fue incluso mayor la tormenta que se le venía encima al Almería. Nada más comenzar, cañonazo de Modric, y luego, Bale haría el 2-0 con una jugada rápida entre él, Benzema y Di María.

Tan rápida fue como la llegada del tercero. En esta ocasión fue Isco el que hizo que el Santiago Bernabéu, dividido entre aplausos y pitos a los cánticos de apoyo a Diego López, se volviese a levantar para celebrar su tiro seco y raso que sirvió para superar a Esteban. Tres a cero y a pensar en la final de Copa mientras se buscaba el cuarto.

Y el cuarto llegó gracias a Morata, y es que aunque Benzema lo intentó de todas las formas posibles no era el día del galo. Sí fue el día del Real Madrid, que con el triunfo ante el Almería adelanta al Barça y se convierte en el máximo aspirante a cazar al Atlético.