Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

NUEVOS PROBLEMAS PARA LA ESCUDERÍA

El McLaren deja tirado otra vez a Fernando Alonso: ahora por una fuga de aceite

McLaren no vive días plácidos en Montmeló. Si el coche de Vandoorne se quedó parado hasta tres veces, ahora es el monoplaza de Fernando Alonso: después de 47 vueltas, el asturiano ha tenido que parar por una fuga de aceite que ha obligado a reemplazar el motor.

Redacción | Madrid | 07/03/2018

Fernando Alonso corre sobre el trazado

Fernando Alonso corre sobre el trazado / Getty Images

La sesión matinal del sexto día de entrenamientos de Fórmula Uno en el Circuito de Barcelona ha vuelto a tener a McLaren en el centro de atención, después de que Fernando Alonso haya tenido que bajarse del coche y los comisarios se hayan visto obligados a limpiar la pista de aceite, como se aprecia en las cámaras de seguridad del trazado catalán.

De esta forma, y a la espera de la respuesta de McLaren sobre la nueva incidencia del coche británico en pretemporada, la parada de Alonso ha provocado una bandera roja y la retirada del coche en una grúa, que lo ha llevado hasta el garaje, al final del 'pit lane' del Circuito.

Hasta el momento de la incidencia, Alonso había dado 47 vueltas y había marcado un mejor tiempo de 1:19.856, con el que había liderado durante unos minutos la clasificación de pilotos más rápidos.

Alonso estaba realizado una tanda larga y en la curva 7, antes de la subida de la Moreneta, el piloto ha sacado el coche del asfalto por una escapatoria. Mientras el coche humeaba, los comisarios han entrado en la pista para secar el aceite que ha dejado el coche.

Durante los cinco días anteriores, McLaren ha sufrido problemas de sobrecalentamiento, eléctricos e hidráulicos, siendo éste último el que privó ayer al belga Stoffel Vandoorne de completar una jornada normal, ya que el coche estuvo toda la tarde en el garaje.