Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

EL ALEMÁN NO COMETIÓ NI UN SOLO ERROR EN BAKÚ

Pole de Sebastian Vettel en Azerbaiyán con Carlos Sainz noveno y Fernando Alonso 12º

El rojo es el color de moda en este 2018 de Fórmula 1. Tras dos poles de Mercedes en el GP de Azerbaiyán, en el tercer año de Bakú en el Mundial ha sido Sebastian Vettel el que, sin marcar en morado ningún sector, ha mostrado su buen hacer y su regularidad para ser el más rápido del sábado. Sainz sale noveno y Alonso, que sigue sin catar Q3, 12º.

JORGE BAUTISTA | Madrid | 26/04/2018

Hamilton, Vettel y Bottas

Hamilton, Vettel y Bottas / Getty Images

Qué difícil es hacer predicciones en este circuito de Bakú. No solo porque apenas es este el tercer año que Azerbaiyán lleva en la F1, sino porque hasta los más grandes o hasta los más rápidos pueden caer si se comete el más mínimo error. Vettel no cometió ninguno, y sin marcar ni un solo sector en púrpura se hizo con la pole gracias a un crono brutal de 1:41.498.

Sebastian está demostrando una frialdad y una calma que unidas a la alta competitividad que tiene y al nivel del Ferrari le tienen líder del Mundial. Seb estuvo perfecto, sabedor que en Bakú no es precisamente difícil cometerlos por más experiencia que se tenga. O si no, que se le digan a Raikkonen, cuyo primer sector era toda una odisea y que a punto estuvo de quedarse fuera en Q2. De hecho se le fue justo en el peor momento, pues iba como un tiro en Q3 pero perdió el coche y al final sexto.

No llegó a ese extremo Lewis Hamilton, pero el trato que le da a sus neumáticos, con algún que otro bloqueo incluido, dieron ventaja a los de Maranello en la ya típica batalla de tetracampeones en este 2018. Sigue viendo un muro en Vettel eso sí, y su gran vuelta en Bakú no obtuvo más que la medalla de plata.

Y McLaren sigue a lo suyo. Sigue sin estar en Q3, y esta vez ni tan siquiera han metido los dos coches en Q2. Stoffel Vandoorne cayó ante Lance Stroll, y Fernando Alonso no pudo entrar entre los diez mejores con un coche que muestra sus debilidades en las rectas. Sigue sin tener velocidad la papaya de Woking, y el asturiano bastante hizo colocando el coche 12º viendo a su compañero de equipo.

No iba mal en su último intento, pero el segundo sector se llevó por delante toda esperanza. Ni tan siquiera será el primero en elegir neumático, pues los dos Williams se colaron en una pista en la que Stroll hizo podio en 2017. Demasiada distancia tienen con los de arriba, y demasiados coches se están metiendo entre medias dejando en nada, como siempre y al menos de momento, las promesas de podios con el motor Renault.

Aún no coge velocidad esa unidad de potencia, al menos con el McLaren. Con Red Bull y con Renault sí, y los cuatro monoplazas se metieron en Q3 con Carlos Sainz y con un Hulkenberg que acumula cinco posiciones de sanción por sustituir caja de cambios. Noveno sale el madrileño.

Así fue la clasificación de Bakú, y todo parecido con cómo acabe la carrera y con quiénes sean los primeros en ver la bandera a cuadros puede ser mera coincidencia. Azerbaiyán es así, toda apuesta es un riesgo por más clara que parezca.