Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

SE REAVIVA LA POLÉMICA POR SU HIPERANDROGENISMO

Semenya gana sin problemas en 800 metros y se cuelga el oro

Caster Semenya ha ganado con claridad y sin demasiada oposición el oro en la prueba de 800 metros con un crono de 1:55.28. La gran diferencia que ha logrado con respecto al resto de rivales ha vuelto a desatar la polémica sobre el hiperandrogenismo que padece.

EFE | Madrid | 21/08/2016

Semenya, con la bandera de Sudáfrica

Semenya, con la bandera de Sudáfrica / Getty Images

La sudafricana Caster Semenya, campeona mundial de 800 metros en 2009, bajó su récord personal hasta 1:55.28 y se proclamó campeona olímpica con gran autoridad sobre el resto, avivando la polémica sobre el hiperandrogenismo que padece. La burundesa Francine Niyonsaba llegó a continuación en 1:56.49 y la keniana Margaret Wambui completó el podio con 1:56.89, igualmente récord personal.

Invicta durante en ocho carreras este año, Semenya -plata en Londres 2012, tras la rusa Mariya Savinova- llego a Río con el título africano y la mejor marca mundial en diez años: 1:55.33, conseguida en Mónaco. Ahora la ha mejorado, incluso. La burundesa Francina Yiyonsaba, campeona mundial en pista cubierta, y la keniana Margaret Wambui, bronce mundial en 2016 y campeona del mundo sub-20 hace dos años, aspiraban a la medalla de plata como horizonte máximo, dada la enorme superioridad de la sudafricana en el segundo giro.

La burundesa Francine Niyonsaba, sexta en Londres 2012, marcó un fuerte ritmo durante vuelta y media (57.49 el 400, 1:26.72 el 600) y la sudafricana sólo compareció en la curva para salir ya por delante y alejarse incontenible hacia la meta. Sus dos grandes marcas de este año son las mejores del mundo en el último decenio.

La ochocentista sudafricana de apariencia andrógina asombró en los Mundiales de Berlín 2009 por su rotunda superioridad. La IAAF le impidió competir mientras abría pesquisas que detectaron en ella un tipo de hiperandrogenismo, lo que condujo a establecer en 2011 una norma sobre criterios para separar las categorías por sexos, obligando a quienes presentaban esta anomalía a reducir sus niveles de testosterona por debajo de 10 nanomoles por litro de sangre, tres veces por encima de lo normal entre las mujeres.

Con tales limitaciones su rendimiento bajó radicalmente aunque todavía fue subcampeona mundial en 2011 y subcampeona olímpica en Londres 2012, lejos de su asombrosa marca de Berlín (1:55.45). El año pasado no llegó a la final de los Mundiales de Pekín, pero el recurso ante el TAS de una atleta india, Dutee Chand, vino en su ayuda.

En julio del 2015, el TAS impuso una moratoria de dos años a las limitaciones de producción endógena de testosterona impuestas por la IAAF a las atletas, en tanto se sustancian investigaciones más concluyentes, y Semenya volvió a competir sin restricciones. Sus marcas han vuelto a ser inalcanzables para sus rivales y amenaza incluso el récord mundial, que lleva 33 años en poder de Jarmila Kratochvilova (1:53.28).