Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

LA PELOTA ERA DEL ASTRONAUTA ELLISON ONIZUKA

La increíble historia del balón de fútbol que orbita en la Estación Espacial Internacional

El esférico se dirigía al espacio el 29 de enero de 1986 en la fatídica misión en la que el transbordador Challenger sufrió un accidente y sus siete tripulantes murieron en el despegue de la nave. Ahora la NASA nos cuenta la historia de este insólito balón que orbita a 400 kilómetros de nuestro planeta en la Estación Espacial Internacional.

Redacción | Madrid
| 09/02/2017
El balón orbitando en la Estación Espacial Internacional

El balón orbitando en la Estación Espacial Internacional / Agencias

La NASA compartió el pasado 21 de enero en su cuenta de Flickr una misteriosa imagen de un balón de fútbol en la Estación Espacial Internacional. Se trata de una pelota que se encuentra a 400 kilómetros de la Tierra.

Pero la historia que hay detrás del balón resulta increíble: el esférico se dirigía al espacio el 29 de enero de 1986 en la fatídica misión en la que el transbordador Challenger sufrió un accidente y sus siete tripulantes murieron en el despegue de la nave.

La pelota era del astronauta Ellison Onizuka, quien lo había conseguido en la escuela de su hija, el Instituto Clear Lake, muy cercano al Centro Espacial Lyndon B. Johnson de la NASA. Iba firmada por jugadores de fútbol del instituto y por su propia hija.

Fue expuesto en el instituto

Tras el accidente, el balón fue recuperado y devuelto al instituto, donde fue expuesto las tres últimas décadas. Ahora, la directora Karen Engle lo ha recuperado del olvido y el balón está orbitando la Tierra.

El astronauta Shane Kimbrough, comandante de la tripulación actual de la Estación Espacial Internacional, cuyo hijo acude al mismo instituto, se ofreció a llevarlo al espacio en memoria de los fallecidos en el accidente del Challenger.