Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

EN PONTEVEDRA

Gómez Noya se proclama campeón del mundo de triatlón de larga distancia

El español Javier Gómez Noya se proclamó campeón del mundo de triatlón de larga distancia en Pontevedra por delante de su compatriota Pablo Dapena y del esloveno Jaroslav Kovacic.

Redacción
 |  Madrid | 04/05/2019
Gómez Noya, en la prueba de ciclismo de triatlón

Gómez Noya, en la prueba de ciclismo de triatlón / Efe

La prueba, que servía como colofón a los Campeonatos del Mundo Multideporte que han tenido lugar durante los últimos días, arrancó con un sector de natación recortado en distancia del que salió en primer lugar el propio Gómez Noya.

Por detrás de él en catorce segundos se situaron el danés Bakkegard, el francés Fraysse y Dapena. Esa distancia se neutralizó durante el tramo de bicicleta, en el cual se formó un grupo de cabeza que permitió que entre el primero y el séptimo apenas hubiera 11 segundos de desventaja.

Allí aguantaron los dos triatletas gallegos al igual que Albert Moreno. Llegó entonces la carrera a pie y se rompió todo. En la primera de las cuatro vueltas Gómez Noya se posicionó al frente sacándole diecisiete segundos a Dapena y veintiocho al neozelandés Bozzone. Por entonces Moreno era cuarto, albergando las esperanzas de un podio completamente español.

A la conclusión de la segunda el líder ya contaba con una renta de un minuto mientras que solo Bozzone parecía aguantar el ritmo de Dapena por detrás hasta que este logró despegarse para afrontar con tranquilidad los últimos kilómetros.

Finalmente jaleado por un público que no dejó de animar durante todo el recorrido, especialmente a los participantes de casa, Gómez Noya acabó cruzando la meta como campeón con un registro de 05:05:39. Por detrás llegó Dapena, quien entró andando y dándose un baño de multitudes.

Ambos de fundieron en un abrazo para celebrar el éxito conseguido. En cuanto a Kovacic resistió las acometidas del danés Hogenhaug, viendo así premiada su regularidad y su constancia con un bronce.