Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

HABLA TRAS LA POLÉMICA POR EL RAYO-ALBACETE

Zozulya rompe su silencio: "No soy fascista, nazi ni racista, solo defiendo a mi país"

Roman Zozulya ha ofrecido una rueda de prensa para hablar tras la suspensión del Rayo-Albacete por los cánticos de parte de la grada contra el jugador. "Considero que ayudar a mi país no es ningún delito y que cuando tienes frío y estás sin comida o sin casa, son necesarios fondos como el que creamos", ha dicho Zozulya.

EFE
 |  Madrid | 19/12/2019
Zozulya

Zozulya / Reuters

El delantero ucraniano del Albacete Roman Zozulya aseguró en rueda de prensa que no es "ni fascista, ni nazi ni racista" y que "lo único" que ha hecho ha sido defender a su país porque se considera "un patriota".

Los insultos al jugador, al que calificaron de "puto nazi" una parte de los aficionados del Rayo Vallecano situados en el fondo del estadio de Vallecas, provocaron el pasado domingo que el partido entre el equipo madrileño y el Albacete, de LaLiga SmartBank, se suspendiera tras un acuerdo "sin fisuras" entre el árbitro y la Federación Española de Fútbol.

El protagonista de la polémica ha comparecido esta tarde a petición propia para defenderse de las acusaciones acompañado de su representante, Vlamidir Kuzmenko, de una intérprete y de José Lorenzo, representante del ucraniano cuando aterrizó en España hace más de tres años.

Zozulya ha reconocido que, junto a otras personas, formó un fondo que se dedica "a salvar vidas de ciudadanos de Ucrania" y que "no compra armas, sino solamente equipo técnico como ambulancias y medicamentos, además de ropa, para gente afectada por la guerra".

"Considero que ayudar a mi país no es ningún delito y que cuando tienes frío y estás sin comida o sin casa, son necesarios fondos como el que creamos", ha declarado.

Según el delantero del Albacete, el origen de esta polémica data del momento en el que viaja a Madrid para explicar que no es nazi ni fascista" ante los aficionados más radicales del Rayo. Explicó que fueron los Bukaneros los que le contaron que "seis de sus miembros estaban luchando en el bando contrario al que yo apoyaba y por eso era un fascista".

Además, se ha defendido de las fotos que se han mostrado en redes sociales y subidas a sus perfiles, argumentando que en las que sale con unos números relacionados con el nazismo él no sabía qué significaban y que se produjeron en unos partidos amistosos con más compañeros y con presencia de medios de comunicación.

También ha negado que lleve tatuajes relacionados con una ideología que ha dicho rechazar, así como también rechaza "todas las ideologías que están relacionadas con algún tipo de violencia", zanjó tajantemente.

En cuando a la imagen en la que aparece al lado de una bufanda con el rostro dibujado un líder ucraniano que participó en el exterminio de judíos, ha explicado que "hice la foto porque me parecía físicamente y tenía hasta mis entradas, y hasta puse emoticonos de risa" por tal motivo.

Por otro lado, ha destacado que su mejor amigo en el Albacete hasta que se marchó era el jugador franco-congoleño Bela, del que ha comentado que "era con el que mejor me llevaba y me daba igual su nacionalidad o color de piel", ha defendido enérgicamente.

Zozulya ha informado que está estudiando querellarse contra personas populares que le han acusado de "nazi" y que estas medidas legales que emprenderá las estudiará con la dirección del club albaceteño.

El delantero ucraniano ha agradecido a "todos" su compañeros y a su actual club el apoyo que le han dado y del que "siempre" estará agradecido, así como a "la ciudad de Albacete y los muchos mensajes que me han enviado desde otros lugares de España".

Ha hecho extensivo su agradecimiento "al pueblo ucraniano y al presidente de mi país", como también "a toda la gente que lucha por la paz en Ucrania".

Por último, preguntado por qué no se había defendido cuando se presentó con el Albacete, ha contestado que "sólo quería tranquilidad y olvidar ese capítulo", y ha puntualizado que "ahora hablo porque estoy cansado de que me acusen lo que no soy y quiero seguir con mi vida", ha finalizado.