Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

JORNADA 21 LALIGA | GETAFE - BETIS

Un gol de Ángel de penalti y el VAR permiten al Getafe igualar al Atlético en la cuarta plaza

El Getafe ganó 1-0 al Betis con un tanto de penalti de Ángel Rodríguez en el último instante señalado con ayuda del VAR por una mano de Álex Moreno y alcanzó al Atlético de Madrid, al que igualó a puntos en la cuarta plaza.

ondacero.es
  Madrid | 24/01/2020
Los jugadores del Getafe celebran un gol

Los jugadores del Getafe celebran un gol / EFE

El árbitro Eduardo Prieto Iglesias decidió revisar una posible mano dentro del área del Betis cuando el partido agonizaba. No lo hizo dos minutos antes con otra posible mano de Ángel y desató muchas protestas en las filas béticas, que perdieron un duelo que dominaron por completo en la primera parte.

El equipo de Joan Francesc Ferrer "Rubi", necesitado de una victoria para arreglar el roto de la Copa del Rey que sufrió ante el Rayo Vallecano, saltó al césped del Coliseum Alfonso Pérez muy motivado para anular a su rival y volver a la senda de la victoria en un estadio muy complicado.

Para ello, el técnico bético planteó un sistema perfecto. Primero, hizo frente a la baja obligada por sanción del lateral derecho brasileño Emerson de Souza con Antonio Barragán. Y, después, apostó por el francés Nebil Fekir y por el delantero Loren Morón para sentar en el banquillo a Carles Aleñá y a Borja Iglesias.

Con esos dos cambios respecto al duelo que ganó 3-0 a la Real Sociedad, el Betis adquirió más músculo en el centro del campo y más combatividad en ataque. Fekir, aparte de mucha calidad, tiene más mordiente que Aleñá. Mientras, Loren, lleva varias jornadas incansable en el esfuerzo común. No para de correr. Y eso, ante el Getafe, suma.

Ese guión perjudicó a los hombres de José Bordalás, probaron su propia medicina. Presión en la salida de la pelota, presión a los "perros de presa" Nemanja Maksimovic y Mauro Arambarri y presión a cualquier que intentará jugar la pelota que vistiera con una camiseta azul. Y, si además de esa buena actitud se suma la calidad que tienen los jugadores béticos con muy buenos movimientos entre líneas, el Getafe acabó zarandeado en la primera parte.

Incapacitado para salir al contragolpe y para encadenar tres pases seguidos, el conjunto del sur de Madrid por lo menos tuvo la capacidad de aguantar todas las acometidas del Betis. A veces, con una buena defensa pese a la ausencia relevante del uruguayo Leandro Cabrera (fichado por el Espanyol esta semana), y en ocasiones con la suerte por bandera.

Mientras que el Getafe apenas tuvo dos oportunidades con un disparo del francés Allan Nyom y con una falta lanzada por el uruguayo Damián Suárez, el cuadro verdiblanco pudo marcar hasta cuatro ocasiones bastante claras: Primero, con un disparo de Fekir desde fuera del área; después, con un contragolpe de Sergio Canales que no culminó bien ante David Soria; la tercera la tuvo Aïssa Mandi, que remató al palo una falta prolongada por Marc Bartra; y la última, de nuevo la disfrutó Fekir, que apostó por una vaselina que no entró en la portería azulona por los pelos.

El Betis se marchó a los vestuarios con la sensación de haber desperdiciado una oportunidad enorme de haberse marchado por delante al descanso y sin el mexicano Andrés Guardado, que se lesionó a los 34 minutos y tuvo que abandonar el campo. Con Aleñá en el campo, el dominio de su equipo ya no fue tan aplastante en los siguientes 45 minutos.

Con la salida de Guardado, el Betis perdió a una de sus brújulas, mientras que el Getafe salió más combativo del vestuario. El duelo se igualó y durante los segundos 45 minutos, con muchos parones por un incremento de la dureza de ambos equipos, hubo un intercambio de golpes que en un principio beneficiaba al equipo de Bordalás.

El técnico alicantino adelantó todas sus líneas y por arte de magia pasó a dominar el choque para quedar a merced de algún contragolpe peligroso del Betis. Cambiaron las tornas y el equipo azulón se lanzó a por el partido sin mucha brillantez. Con un fútbol atropellado y desatado pero efectivo logró despejar todas las dudas de la primera parte. Sin embargo, no consiguió acumular muchas ocasiones. Hasta los últimos diez minutos, sólo consiguió refrendar su dominio con una oportunidad de Maksimovic, que no aprovechó una dejada del brasileño Deyverson y mandó un claro disparo por encima de la portería defendida por Joel Robles.

Después, el partido definitivamente se rompió y el último tramo fue una lotería en la que cualquiera podía comprar un boleto para llevarse el premio. Lo consiguió el Getafe, gracias a la actuación del VAR y al acierto de Ángel Rodríguez, que de penalti colocó a su equipo en la quinta plaza igualado a puntos con el Atlético de Madrid. El Betis, salió más lejos de Europa con un enfado monumental.