Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

SU FRÍA RELACIÓN QUEDA UNA VEZ MÁS CONSTATADA

Nuevo episodio en el desencuentro Isco-Solari: no se saludaron cuando el malagueño fue sustituido en Butarque

Que la relación entre Isco y Solari no es buena es un hecho y anoche quedó constatado en Butarque. El entrenador del Real Madrid negó que hubiera alguna razón para no dar la mano a Isco cuando fue sustituido. "¿Algún problema con Isco? En absoluto", aseguró Solari.

Redacción | Efe | Madrid
| 17/01/2019
Isco se marcha sustituido del césped de Butarque sin saludar a Solari

Isco se marcha sustituido del césped de Butarque sin saludar a Solari / Redacción

Isco Alarcón y Santiago Solari escenificaron en Butarque la fría relación que existe entre ambos actualmente. El malagueño, que fue al fin titular en un partido con Solari, no ofreció su mejor versión y cuando fue sustituido por Cristo no miró ni saludó a Solari. El entrenador blanco tampoco realizó ningún gesto.

Preguntado por Isco, a quien no dirigió la mirada al ser cambiado, el técnico merengue negó que haya mala relación entre ambos. "¿Algún problema con Isco? En absoluto", añadió Solari.

Francisco Alarcón 'Isco' retornó a la titularidad con el Real Madrid y lo hizo sin lucimiento, disputando sesenta y ocho minutos durante el encuentro de vuelta de los octavos de final de la Copa del Rey que midió a su equipo contra el Leganés en el estadio de Butarque.

Afrontaba el conjunto blanco el enfrentamiento con una cómoda renta después de imponerse por 3-0 en la ida por lo que parecía una situación propicia para dar entrada al malagueño, habitualmente en el banquillo desde la llegada de Santiago Solari. De hecho el 'veintidós' no había vuelto a salir de inicio desde el pasado 12 de diciembre, cuando los suyos cayeron por 0-3 ante el CSKA de Moscú en el duelo que sirvió para cerrar la fase de grupos de la Liga de Campeones.

Solo una vez más, en la vuelta de dieciseisavos de final de la Copa del Rey contra el Melilla, había sido Isco de la partida pese a que las numerosas bajas en ataque le abrieron esa posibilidad por ejemplo en el último enfrentamiento liguero contra el Betis.

Isco se mostró intermitente en cuanto a su influencia en la parcela ofensiva, sin apenas protagonismo sobre el campo hasta que al filo de la media hora tuvo dos buenas oportunidades que acabó malogrando.

En la primera recibió de Marcelo y superó con un autopase la llegada del griego Dimitrios Siovas, aunque el guardameta Iván Cuéllar estuvo rápido y atento para tirarse a sus pies y evitar el tanto que hubiera supuesto el 1-0.

Poco después, se lanzó en carrera hacia la portería contraria como integrante del contraataque madridista posterior a un córner. Este acabó en sus pies pero Bustinza apareció providencial para tapar su tiro.

Acto seguido, se adelantaron los locales por medio de Braithwaite. Con el resultado en contra al descanso, el técnico del Real Madrid decidió dar entrada a Dani Ceballos por Reguilón. Ese cambio reubicó a Marcelo en el lateral, quedando Isco como falso 'nueve' junto a Vinicius y Lucas.

No le benefició su nueva posición en el verde. Sin capacidad para generar peligro, trataba de aportar en la asociación al borde del área pero tenía complicaciones para ello ante una retaguardia rival que apenas concedía espacios. Obligado a dejarse caer por el centro del campo para entrar en contacto con el esférico, finalmente acabó desdibujado y sustituido por Cristo.

Despedido con pitos por la grada de Butarque, puso rumbo al banquillo sin saludar a Solari ni cruzar la mirada con él. Tampoco hizo gesto alguno el entrenador. Demostración de frialdad entre ambos como colofón a una noche donde el andaluz no destacó.