Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

CHAMPIONS LEAGUE| Barcelona 3-1 Nápoles

El Barcelona sella el pase a cuartos de final de la Champions tras tumbar al Nápoles en el Camp Nou

Un gol de cabeza de Lenglet, una maravilla de Leo Messi y Luis Suárez de penalti han dado la victoria al Barcelona ante el Nápoles (3-1), 4-2 en el cómputo global, y el pase a cuartos de la Champions para los azulgranas.

ondacero.es | EFE
Madrid | 08/08/2020
Leo Messi tras marcar un gol al Nápoles en el Camp Nou

Leo Messi tras marcar un gol al Nápoles en el Camp Nou / Efe

El Nápoles dominó los primeros compases del encuentro, pero en el minuto 10 Lenglet inauguró el marcador con un excelente cabezazo a la salida de un córner lanzado por Rakitic y este golpe de efecto cambió la dinámica del partido, que empezó a ser controlado por el equipo local.

En el minuto 23 Messi se inventó una nueva obra de arte y después de irse de tres defensores del Nápoles mandó con la pierna izquierda una parábola hacia el lado derecho de la portería de Ospina, quien nada pudo hacer ante la inspiración del argentino.

La que parecía la sentencia de la eliminatoria llegó en el 45+1 con un penalti transformado por Luis Suárez y cometido por Koulibaly sobre Messi. Pero en el 45+5 otro penalti, este transformado por Insigne y cometido por Rakitic, dejó abierto el segundo tiempo.

Ya en la segunda parte, el marcador no se movió aunque el Nápoles intentó recortar distancias sin resultado. En la recta final del encuentro, a veinte minutos para el final, Gattuso miró hacia el banquillo y decidió jugársela. Puso a Politano y a al mexicano Lozano. Más pólvora para forzar al menos un gol.

Milik lo consiguió anotando en el minuto 80, pero en fuera de juego; en el único de los pocos momentos en los que los italianos se acercaron sobre la meta de Ter Stegen. Al final debutó el canterano Monchu y el Barça manejó el balón, tocó y tocó y dejó morir el partido.

Los de Quique Setién jugarán así la final a ocho de Lisboa, donde se medirán al Bayern de Múnich, tras dejar muy buenas sensaciones en la primera mitad contra el Nápoles. El partido se jugará el próximo viernes 14 en la capital lisboeta.

El Barcelona será junto al Atlético de Madrid la representación española en esta fase final atípica por el coronavirus.