Balón de Oro

Balón de Oro: France Football y las incongruencias que nadie entiende

La gala del Balón de Oro ha dejado una serie de decisiones que han resultado cuanto menos sorprendentes

Javier Matiacci

Madrid | 17.10.2022 22:53

Balón de Oro: France Football y las incongruencias que nadie entiende
Balón de Oro: France Football y las incongruencias que nadie entiende | EFE

Karim Benzemá ha cumplido su sueño de niño. El francés ha levantado el Balón de Oro, curiosamente en la primera gala a la que ha asistido durante su carrera. No ha resultado sorprendente, era el favorito casi unánime en una noche en el que de nuevo France Football ha querido quedar bien con todo el mundo pero ha conseguido todo lo contrario.

Se cambiaron los criterios, se dejó claro que se valoraría la temporada y no el año natural y la actuación individual por encima de méritos colectivos o trayectoria. Sin embargo, hay cosas difíciles de explicar con lo que ha pasado en el teatro Chatelet.

El surrealismo lo comenzó la escudería Alpine. Esteban Ocon era el encargado de acercar el trofeo en su monoplaza a la alfombra roja. Y después, veíamos en ella al jefe del equipo Laurent Rossi con Pierre Gasly, que actualmente es piloto de AlphaTauri. Ni rastro de Fernando Alonso pero sí de su sustituto que tiene contrato en vigor con otra escudería.

Pero sin duda, el pico de mayor estupor se ha alcanzado con el premio al mejor club. Bien se han encargado de dejar claro que era club, por lo que se incluyen tanto los equipos masculinos como femeninos. Se lo ha llevado el City, sí el City al que eliminó el Real Madrid. Se puede intentar justificar, aunque muy cogido con pinzas, con el matiz de club y no equipo. Pero entonces, ¿Qué tipo de sentido tiene que el Liverpool sea segundo por delante del Real Madrid? Lo dicho un mal chiste para intentar quedar bien con todos. Daba impresión que ni los propios representantes del City entendían muy bien lo que pasaban. De hecho, no se ha anunciado. Ha sido un vídeo el que ha coronado a los de Pep Guardiola.

Y con ese mismo espíritu de 'bienquedismo' se creó un trofeo para premiar a los porteros que rara vez copan los puestos altos del Balón de Oro. Evidentemente, se lo ha llevado Thibaut Courtois, que ha sido séptimo en el Balón de Oro ¿Qué más tiene que hacer un portero para estar al menos en un podio? Se queda muy rácano ese séptimo para los méritos del belga.

Lewandowski ha ganado el mejor goleador. Otra vez han recalcado lo de goleador y no delantero. De esa forma se justifica que pese a que Salah y Benzemá están por delante en la lista, el polaco se lleve este galardón. De nuevo un premio creado para quedar bien con cuantos más mejor. Seguro que si Lewandowski se lleva el Balón de Oro, el mejor goleador hubiera sido para Benzemá. Ningún sentido.