Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Radioestadio

España revalida el título europeo y hace historia

España revalida título tras vencer a Italia por cuatro goles a cero. Xavi fue el motor de la selección durante el partido, con una actuación enorme. España entra en la historia al convertirse en la primera selección en conseguir ganar Eurocopa, Mundial y Eurocopa de forma consecutiva. El dos a cero al descanso y la lesión de Motta en los primeros minutos, cuando Italia ya había agotado los cambios, fueron definitivos.

Javier Espelosín | Madrid
| 01/07/2012
Casillas besa la copa

Casillas besa la copa / EFE

Los primeros minutos de partido comenzaron con mucha intensidad. Ambos equipos querían imponer su ritmo y su juego. Italia tuvo el primer acercamiento en el minuto uno con disparo de Pirlo, muy desviado de la puerta de Casillas.España empezó a hacerse con el balón y a tocar cerca del área de Italia. Ramos tuvo la primera en el minuto siete tras un cabezo que se fue por encima del marco. Dos minutos después fue Xavi quien lo intentó con el mismo resultado.  España empezaba a encontrarse cómoda. Xavi estaba apareciendo, y la circulación de balón del combinado nacional empezaba a funcionar.

Y así fue a los catorce minutosIniesta cogió la pelota por el centro del ataque español, levantó la cabeza y metió un pase entre líneas a Cesc, que entraba por la parte derecha del área Italiana. Apuró hasta la línea de fondo y le puso el balón a la cabeza de Silva, que se encontraba en el borde del área pequeña y la puso en la escuadra derecha de Buffon. Se abría la lata, y la Eurocopa estaba más cerca.

En los siguientes minutos, Italia intentó reaccionar. Una falta golpeada por Pirlo se fue a córner, y el saque de esquina fue rechazado de puños por Iker. Italia tenía que adelantar las líneas y arriesgar más,  algo que favorecía el juego español. Cassano  lo intentó en el veintiocho desde la izquierda, sentó a Arbeloa con un amague y disparó entre las piernas de Pique y Ramos a las manos de Casillas. En el treinta y dos, Cassano volvió a intentarlo desde fuera del área, pero volvió a encontrarse con Casillas, al que se le veía muy seguro bajo palos.

Italia, con un juego muy directo, estaba llegando con peligro a las inmediaciones de la zaga española, pero no acababan de generar ocasiones claras de gol. España parecía estar esperando su oportunidad, la oportunidad de matar el partido. En el minuto cuarenta y unoun carrerón de Jordi Alba por la banda izquierda fue visto por Xavi, que le puso un balón perfecto y le dejó sólo delante de Buffon. La definición fue simple, por abajo, a la derecha de Buffon, perfecta. Dos cero y al descanso. Entrar en la historia estaba cerca.

La primera en la segunda parte la tuvo Cassano, pero enseguida se vio a España controlar el partido y asedió la portería de Buffon. En el cuarenta y ocho el árbitro no quiso pitar un claro penalti de Bonucci tras detener con el brazo un remate de Ramos. Un minuto después, Casillas apareció para sacar un tiro de Di Natale con la izquierda, a pase de Montolivo. El ritmo era frenético y parecía que en cualquier momento iba a moverse el marcador.

A los cincuenta y ocho minutos Pedro entró en el campo por Silva, y Motta, que entró en el cincuenta y cuatrose rompió en el sesenta y uno, cuando Italia ya había hecho los tres cambios y se quedaron con diez jugadores y  bajaron los brazos.

A partir de ahí, España se puso a controlar el partido y  la superioridad era total. Italia solo podía mirar como jugábamos, y sus intentos se quedaban en nada. En el setenta y cuatro, Del Bosque dio entrada al héroe de la pasada Eurocopa, Fernando Torres que sustituyó a Cesc e hizo historia. En el ochenta y cuatro, Xavi le metió un pase al hueco y Torres se plantó sólo delante de Buffon, al que superó por bajo, a la izquierda, imparable. Con este gol, Torres se convierte en el primer futbolista en anotar un gol en dos finales diferentes de la Eurocopa.

Parecía que esto había acabado, pero Xavi quería más. Mata, que entró por Iniesta en el ochenta y siete, recibió un balón de Torres después de que el mediocentro del Barça le dejara delante de Buffon. A puerta vacía llegó el cuarto.

Italia buscó sus opciones y tuvo sus oportunidades. Casillas tuvo que aparecer en varias ocasiones, pero España fue mejor. Dominó el partido, dominó el centro del campo, y guiados por Xavi, que estuvo enorme, lograron su segunda Eurocopa consecutiva. España hace historia, Torres hace historia. ¡Somos campeones!