Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Mundial de Rusia 2018 | Egipto 0 - 1 Uruguay

Giménez rescata a Uruguay en el último minuto para lograr la primera victoria del Mundial

José María Giménez, en el minuto 89, en un remate de cabeza agónico a la salida de una falta botada desde el costado derecho por Carlos Sánchez, acabó con la resistencia de Egipto, que estuvo a un paso de amarrar un empate a Uruguay sin Mohamed Salah y con una buena actuación de su portero, Mohamed El Shenawy.

Ondacero.es | Madrid | 14/06/2018

Giménez celebra un gol con Uruguay

Giménez celebra un gol con Uruguay / Getty Images

Uruguay, que no ganaba su primer partido de una Copa del Mundo desde México 1970, cuando derrotó 2-0 a Israel, rompió una maldición que duraba 48 años. Lo hizo cuando parecía que esa maldición se iba a alargar cuatro años más después de un encuentro en el que sus delanteros se quedaron sin pólvora.

Sobre todo Luis Suárez, que falló cuatro ocasiones claras que no suele errar, mientras que su compañero de batalla, Edinson Cavani, se encontró con el palo y con el portero, que hizo un paradón al jugador del París Saint Germain justo antes del tanto de Giménez.

Pero antes del inicio del choque, prácticamente sólo se repetía un nombre: Mohamed Salah. La incógnita sobre si podía jugar no se había resuelto, aún no era segura su recuperación tras lesionarse su hombro derecho en la final de la Liga de Campeones y se alimentaban todas las teorías. Su seleccionador, Héctor Cúper, en la víspera, aseguró que iba a estar sobre el césped del Ekaterimburgo Arena.

Tal vez fue una estrategia del técnico argentino. Anunció la más que probable alineación de su estrella para intentar despistar al "Maestro" Óscar Washington Tabárez, que una hora antes supo que Salah, finalmente, vería el encuentro junto a los suplentes.

Sin el jugador del Liverpool, Egipto perdió a su único hombre capaz de ofrecer algo diferente y se encomendó al orden y al contragolpe para sorprender a Uruguay, que salió al campo con una buena ristra de jóvenes jugadores que revolucionaron el estilo del combinado charrúa.

El centro del campo, con una media que no llega a los 23 años, lo formaron cuatro chavales con más calidad que fuerza en un claro mensaje de cambio del estilo Uruguay. De repente, con Nahitan Nandez, Matías Vecino, Rodrigo Bentancur y Giorgian De Arrascaeta, el conjunto sudamericano cambió de muda hacia un estilo diferente, más técnico y con menos músculo.

En la primera parte, aunque controló la pelota, Uruguay apenas generó ocasiones claras de gol. Chocó contra la buena disposición táctica egipcia, que incluso se atrevió a llegar hasta la portería de Fernando Muslera. Con timidez, pero llegó con un disparo manso de Trezeguet a los doce minutos.

Mientras, Bentancur intentaba dominar el tempo del juego, pero impuso un ritmo lento, algo cuadriculado y con pocas ideas. Vecino, Nandez y De Arrascaeta también se atascaron y eso afectó a Luis Suarez y a Edinson Cavani.

Sólo a trompicones llegaron las ocasiones charrúas con dos disparos a la red lateral de la portería defendida por Amed El Shenawy, sustituto de Essam El Hadary, que fue suplente y se quedó sin conseguir el récord de convertirse, con 45 años, en el jugador más veterano en jugar un partido de un Mundial.

Luis Suárez no acertó y Uruguay se fue de vacío al descanso. Dominó y tuvo la posesión, pero no ocurrió casi nada. Todo se decidiría en la segunda parte, que comenzó de nuevo con otra ocasión del barcelonista, que falló un mano a mano ante El Shenawy tras un buen pase de Cavani.

El delantero azulgrana erró todo lo que no suele errar. Se le vio desesperado, muy braceador, con muchos gestos de desaprobación. Su regreso a un Mundial después del mordisco al italiano Giorgio Chiellini en Brasil 2014, no le estaba sentando bien. Sólo Diego Godín, de la columna vertebral charrúa, estuvo imperial atrás, mientras que Cavani fue muy intermitente.

Tabárez, cansado de tanto movimiento de balón con cero verticalidad, sacó al campo al "Cebolla" Rodríguez y a Carlos Sánchez y quitó a dos de sus jóvenes cachorros, De Arrascaeta y Nandez. Quería más electricidad y tampoco la consiguió.

El encuentro se convirtió en un correcalles en el que tampoco hubo oportunidades claras salvo un disparo desde fuera del área de Ahmed Fathi, otro mano a mano entre Luis Suárez y El Shenawy en el que se atascó otra vez el uruguayo, una volea de Cavani que salvó el portero egipcio y una falta que lanzó el delantero del PSG al palo

Y cuando todo parecía destinado al 0-0, apareció Giménez para volar por encima de toda la defensa egipcia y romper la maldición del estreno de Uruguay en los últimos mundiales. Después de 48 años, consiguió, por fin, una victoria.