Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

JUNTO A FRANCIA

La selección española de baloncesto logra la clasificación para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020

Con la victoria de Australia sobre la República Checa, la selección española de baloncesto obtiene el billete directo para ir a los Juegos Olímpicos. España ha sellado su pase de manera matemática junto a Francia al ser las dos selecciones que han llegado más lejos en el Mundial de China.

ondacero.es
  Madrid | 11/09/2019
Willy y Rudy se felicitan tras la victoria de la seleccióne spañola

Willy y Rudy se felicitan tras la victoria de la seleccióne spañola / Efe

La selección australiana de baloncesto será el rival este viernes de España en las semifinales del Mundial de China después de imponerse este miércoles a República Checa (82-70) en el Shanghai Oriental Sports Center, clasificando además a los de Sergio Scariolo para los Juegos Olímpicos de Tokio del año que viene.

Australia se metió en la primera semifinal mundialista de su historia y volverá a topar con la selección española, ante la que buscará venganza tras perder hace tres años en la final de consolación de los Juegos Olímpicos de Río (89-88), decidida con un robo de Víctor Claver en los segundos finales.

Ambas llegarán invictas a este duelo que asegurara una medalla al vencedor y reforzadas por sus sólidas victorias en cuartos de final ante las dos sorpresas del torneo, República Checa y Polonia. Por el camino, los 'boomers' también han batido a selecciones de nivel como Lituania o Francia.

En el partido más importante de toda su historia, el equipo checo logró aguantar el pulso a su rival durante 25 minutos (43-43), pero vivió un calvario en los últimos cinco minutos del tercer cuarto que liquidó cualquier opción de repetir sorpresa en cuartos, después de las eliminaciones de Estados Unidos y Serbia.

Un parcial de 20-3 liderado por la inspiración en el perímetro de Chris Goulding, que encadenó tres triples, dejó a Australia al borde de la clasificación antes del último cuarto (63-46). Como mérito añadido, el arreón llegó cuando estaba en el banquillo su mejor hombre, Patty Mills.

El base de San Antonio Spurs, máximo anotador del duelo con 24 puntos, se encargó de controlar el partido en los minutos finales con varias canastas de mucho mérito ante un rival que acabó doblando la rodilla y que tuvo en Patrick Auda, exjugador del Manresa, a su líder ofensivo con 21 tantos.

Tampoco bastó la sensacional dirección de juego de Thomas Satoransky (13 puntos y 13 asistencias), que acabó exhausto ante un adversario con más variedad de recursos, caso del mencionado Goulding (14), Andrew Bogut (10) o Matthew Dellavedova (9), en un día bastante discreto de Joe Ingles.

De esta forma, Australia no sufrió en los últimos minutos y pudo reservar esfuerzos pensando en su semifinal contra España, que tendrá un día más de descanso. El primer billete para la final se pondrá en juego el viernes a partir de las 10.00 horas en el Wukesong Sport Arena de Pekín.

SEGURO QUE TE INTERESA

Sergio Llull: "El trabajo y el corazón de nuestro equipo no tiene límites"

Rudy Fernández: "Llegar a una final de Copa del Mundo es algo increíble"