Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

LOS RECOGE EL ACTA DEL PARTIDO

Retiran la licencia a Felipe Reyes y Campazzo por los insultos tras la final de Copa

El acta de la final de la Copa del Rey de baloncesto recoge los insultos que Facundo Campazzo y Felipe Reyes profirieron tras la decisión de los árbitros de dar por válida la canasta ganadora de Ante Tomic. Los jugadores se enfrentan a una sanción económica o a varios partidos de sanción.

Efe | Madrid | 19/02/2019

Facundo Campazzo, en acción contra el Barcelona

Facundo Campazzo, en acción contra el Barcelona / Efe

Los árbitros de la final de la Copa del Rey jugada el domingo entre el Barça Lassa y el Real Madrid reflejaron en el acta los insultos de los jugadores madridistas Felipe Reyes y Facundo Campazzo y, como es preceptivo en estos casos, decidieron retirar sus licencias federativas hasta que se resuelvan sus respectivos expedientes disciplinarios.

Fuentes de la ACB explicaron a Efe que se trata de un procedimiento habitual en los partidos en los que se producen peleas, faltas de respeto o insultos, y tendrá que ser ahora el juez disciplinario de la Federación quien decida si se toma alguna medida contra ellos.

Las opciones de Reyes y Campazzo

Según reflejaron los árbitros en el acta, el base argentino del Real Madrid Facundo Campazzo se dirigió a ellos diciendo "ladrón" en tres ocasiones, mientras que Felipe Reyes, capitán del equipo, les dijo textualmente "esto es una puta vergüenza, un puto robo".

En estas situaciones, los árbitros toman la decisión de retirar las licencias federativas de los jugadores a la espera de que se decida si se le sanciona con alguna multa económica o con uno o varios partidos de suspensión, añadieron las fuentes. El Barcelona ganó al Real Madrid por 94-93 tras una prórroga, tras lo cual el equipo blanco exigió explicaciones a la ACB al considerar que es la segunda final de Copa consecutiva en la que se sienten perjudicados por los árbitros.

Dos jugadas fueron el centro del conflicto. A once segundos de la conclusión, no se pitó una clara falta de Anthony Randolph sobre Chris Singleton que muchos ven como intencionada y que hubiera certificado el triunfo azulgrana.

Y casi sobre la bocina se dio por válida una canasta decisiva de Ante Tomic al considerar que había recibido un tapón ilegal cuando el balón tocó el aro previamente.