Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Final Mundial baloncesto | Argentina 75 - 95 España

España gana el Mundial de baloncesto tras arrollar a Argentina en la final

La Selección Española de baloncesto se ha proclamado campeona del Mundo tras arrollar a Argentina (75 - 95) en una final en la que los de Scariolo han dominado el marcador durante todo el encuentro.

ondacero.es
  Madrid | 16/09/2019

La Selección Española ha dominado todo el encuentro con abultadas diferencias terminando el primer cuarto 14-23, el segundo 31-43 y el tercero 47-66.

Los de Scariolo han minimizado durante todo el encuentro a la selección argentina que no ha recortado en ningún momento menos de diez puntos de los españoles.

Entre los españoles, uno de los más destacados ha sido Rudy Fernández, que además de anotar varios de los puntos (varios triples incluidos), ha realizado una extraordinaria labor defensiva.

España ha vuelto a proclamarse campeona del mundo en una nueva exhibición tanto ofensiva, como defensiva que logró anular completamente a la selección argentina a la que frenó prácticamente desde el principio del partido, manteniéndose siempre por encima de los diez puntos de diferencia.

Han pasado trece años desde su triunfo en el Mundial de Japón y ahora ha sido en otro país asiático, China, donde los de Scariolo han vuelto a hacer historia.

Argentina venía metiendo miedo tras eliminar a Serbia y a Francia, y ahí es donde estuvo el mérito de los españoles al anular a las estrellas argentinas y hacer una extraordinaria labor defensiva y ofensiva donde se ha notado todo el trabajo previo de Sergio Scariolo y su equipo.

El italiano varió a su equipo titular dando entrada a Pierre Oriola en sustitución de Víctor Claver y con una función clara: frenar a Luis Scola. El catalán fue el autor de la primera canasta, a la que siguió el acierto desde media distancia de Ricky Rubio y un triple de Marc Gasol, dando a España las primeras ventajas del partido.

Comenzaron los errores de Argentina que a los tres minutos ya iba 2-12. Su entrenador vio cómo el equipo perdía balones que robaban los españoles para a continuación salir con velocidad.

Una solitaria canasta de Nico Brussino era el escaso botín argentino tras cuatro minutos y medio de juego.

El nuevo escolta del Casademont Zaragoza era el único con las ideas claras en ataque y suyos fueron los primeros siete puntos de una selección albiceleste que, ante el repentino frenazo en la producción ofensiva de su rival, supo rehacerse y encadenó un parcial de 8-0 que la metió de lleno en la final.

Casi cuatro minutos de sequía española estuvieron a punto de darle la vuelta al marcador cuando la ventaja se quedó en un sólo punto, aunque los de Scariolo se recuperaron y terminaron el primer cuarto 14-23.

Argentina subió la presión para intentar forzar errores y correr al contraataque pero no se encontraba nada cómoda. Los tiros no le entraban y España seguía a lo suyo. Dos triples de Rudy subieron el 14-31 al marcador a los 13 minutos y Nico Laprovittola se vio obligado a tomar las riendas para evitar el descalabro.

Como la defensa le funcionaba como ante Italia y Serbia, España disfrutaba sobre el parqué del Wukesong Sport Center, mientras que Argentina no encontraba su juego y, huérfana de Scola y sin rebote (15-26), pasaba sus peores minutos del campeonato (31-43, min 20).

Al verse contra las cuerdas, Argentina tiró de raza. Dos rápidos triples de Gabriel Deck y Campazzo no gustaron a Scariolo, que llamó a los suyos a capítulo, consciente de que si se metían de lleno en el partido, el título podría peligrar.

El último cuarto empezó en la línea de los tres primeros, lo que no variaba el panorama en el pabellón pequinés, hasta que, con casi todo perdido, Argentina apretó en defensa y logró ponerse a doce puntos con siete minutos por delante.

La batalla empezó a ganar la emoción de la que había carecido hasta entonces. Argentina no daba su brazo a torcer y, a falta de Scola, tiró de Laprovittola, Deck y Campazzo para reactivarse.

Llull, con un 2+1 y Juancho Hernangómez con un triple insuflaron oxígeno a España coincidiendo con la primera canasta en juego de Luis Scola, a 5.37 del final del partido.

España no se fiaba, consciente del rival que tenía enfrente, que aprovechaba cualquier pequeño despiste para seguir golpeando con la fe que le caracteriza, aunque el tiempo jugaba en su contra.

La selección de Scariolo se dedicó a mover la bola con criterio para sellar un triunfo que pocos imaginaban. Se fue de Pekín invicta y con su segundo Mundial en el bolsillo. La nueva generación supo devolver a España a la cima del baloncesto trece años después.

FICHA TÉCNICA:

75 - Argentina (14+17+16+28): Facundo Campazzo (11), Nicolás Brussino (8), Patricio Garino (-), Marcos Delía (2) y Luis Scola (8) -quinteto inicial-, Tayavek Gallizzi (-), Nico Laprovittola (17), Gabriel Deck (24), Luca Vildoza (2) y Máximo Fjellerup (-) y Agustín Caffaro (-) y Redivo (3).

95 - España (23+20+23+29): Ricky Rubio (20), Rudy Fernández (11), Juancho Hernangómez (11), Pierre Oriola (6) y Marc Gasol (14) -cinco titular-, Pau Ribas (5), Víctor Claver (2), Willy Hernangómez (11) y Sergio Llull (15), Rabaseda (-), Colom (-) y Beiran (-).

Árbitros: Cristiano Maranho (BRA), Yohan Rosso (FRA) y Steven Anderson (USA). Eliminaron por faltas a Pau Ribas y Juancho Hernangómez por España y a Nico Brussino por Argentina.

Incidencias: Final del Mundial de China disputada en el Wukasong Sports Center de Pekín ante unos 18.000 espectadores que llenaron el recinto. Asistió al partido el ministro español de Cultura y Deporte, José Guirao.

Seguro te interesa:

Así hemos narrado en Radioestadio la victoria de España en la final del Mundial de baloncesto

Así hemos vivido la final del Mundial de baloncesto en Onda Cero

Ricky Rubio: "Si no hubiéramos ganado estaría igual de contento"

Rudy Fernández: "Ganar un Mundial es indescriptible, ¡soy campeón del mundo por segunda vez!"

Sergio Llull: "Esta familia siempre que va a un campeonato es para ganar"

Pau Ribas: "Somos la familia"

Quino Colom: "Lo de la familia no es sólo un hashtag, de verdad lo somos"

Dario Brizuela y Sergi Vidal: "Nosotros les clasificamos, pero los campeones del mundo son ellos"

Víctor Claver: "Me he sentido muy a gusto con mi papel en este equipo desde el principio"

Jorge Garbajosa: "La amistad de este equipo es real, luchan conjuntamente y dan lo que sea por el compañero"

José Guirao: "El deporte español es la mejor marca España"