Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Con Francisco Sierra

Minuto tecnológico: Nomofobia, la adición a los móviles y cómo escapar con grises

Hay personas que lo primero que hacen al despertarse es coger el móvil. Personas que no pueden salir de casa sin un cargador portátil por si se quedan sin batería. Personas que aunque estén reunidos en el trabajo o con amigos siguen mirando su móvil cada dos minutos. Hay personas que si su móvil vibra lo dejan todo.

Francisco Sierra |  Madrid |  Actualizado el 03/02/2018 a las 08:35 horas

Pues bien, muchas de estas personas sufren "nomofobia", así se llama la adicción al uso del móvil. Esta palabra viene de la expresión en inglés de "No mobile phone phobia". Para médicos y psicólogos es una adicción que puede causar ansiedad y estrés. Y que sobre todo afecta a nuestras relaciones con los demás.

Un problema cada vez más difícil de erradicar. Redes sociales y chats con grupos de amigos. Pero también grupos de whatsapp y correos del trabajo que se trasladan a nuestras vidas privadas porque esos grupos siguen funcionando fuera de nuestro horario laboral y cómo no mirar por si es el jefe el que escribe. Ni en vacaciones descansamos.

El móvil genera adicción a él y a otras cosas. A las redes sociales, a los grupos de whatsapp, a los selfies, a la visita mecánica cuando no sabemos qué hacer. Aunque estamos hablando de una herramienta que nos une al mundo la verdad es que muchas veces, nos ata. Y los más desprotegidos son los más jóvenes. Por eso en Francia acaban de prohibir el uso de móviles en las escuelas a los niños menores de 15 años. Quieren que recuperen la conversación y la concentración. Una medida que me encantaría que se aplicara pronto también en España.

Hace poco leía a Tristan Harris, un especialista en ética de la tecnología, que aconsejaba para relajar la adicción poner las pantallas de nuestros móviles en tonos grises. Eliminar los colores. Dice que en 48 horas la inquietud por revisar el móvil disminuye radicalmente. Los expertos en neurociencia confirman que las aplicaciones usan colores muy vivos para actuar como un imán para los usuarios y que acaben pinchando en ellas aunque no lo tuvieran previsto. Yo estoy haciendo la prueba. En mi móvil todo es ahora gris. De momento sólo noto que es menos atractivo. Pero sólo llevo un día. Si aguanto más, se lo cuento.