Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Con Francisco Sierra

Minuto tecnológico: Ciberladrones globales

Hoy tengo que hablar del hackeo que ayer impactó en España y en medio mundo. Suena fuerte pero los malos han infectado decenas de miles de redes de empresas y organismos públicos con 'ransomware'. Ransom significa rescate en inglés y ware es por software. Es decir, son programas informáticos que se introducen por troyanos en redes para encriptar o impedir el acceso a los archivos del sistema infectado. Todo se encripta y lo único que el usuario lee es una nota de rescate, donde se le pide que pague dinero para poder acceder a sus sistemas.

Francisco Sierra |  Madrid |  Actualizado el 01/08/2017 a las 08:53 horas

Este hackeo tiene unos componentes únicos hasta ahora.

El primero, es que es un ataque masivo en decenas de países. El segundo es que, de momento y por lo que sabe, parece que no buscan robar bases de datos ni información de clientes. Sólo quieren dinero. El tercero es que ese dinero lo quieren en bitcoins, moneda que en las últimas dos semanas ha tenido compras masivas desde Asia que han provocado que se revalorice su precio.

El cuarto, es que justamente los ataques masivos parece que proceden espacialmente de China y Japón. El quinto es que lo malos no solo pueden obtener el dinero del rescate, sino además los beneficios de esos bitcoins comprados baratos y cuyo valor se está disparando más por la demanda.

El sexto, es que con los bitcoins no se pueden rastrear ni el emisor ni el receptor, aunque al ser cuentas públicas sabemos que muchos han pagado ya.

Y el séptimo y más sorprendente, es que algunas fuentes expertas en ciberseguridad aseguran que la infección se ha realizado por vulnerabilidades de determinados sistemas operativos que quedaron al descubierto cuando Wikileaks hizo público hace unos meses los sistemas que usaba la CIA para su espionaje.

Nunca se había producido un ataque tan global. Muy seguros están los malos de su impunidad. Esperemos que no se extienda esta nueva forma de saqueo cibernético que puede bloquear desde una red hospitalaria a un banco.

Parece que otra vez los malos de las pelis de Hollywood han llegado a nuestra realidad. Esperemos que los héroes no tarden mucho en derrotarlos