Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

OPINIÓN

Monólogo de Alsina: "A diferencia del 9N, el TC sí puede suspender a Puigdemont para evitar el 1-O"

Después de la juerga puede llegar la resaca. Hoy es día de fiesta. Para el independentismo militante que hace años que se apropió (sin esfuerzo) de la Diada catalana para convertirla en la exhibición de fuerza soberanista: el pueblo en la calle para exigir la autodeterminación y acusar de autoritario al gobierno de España. Hace tiempo que los presidentes independentistas —Mas y Puigdemont— y sus socios necesarios se han ocupado de partir en dos la sociedad y de enterrar aquella ofrenda común a Rafael Casanova a la que acudían todos los partidos políticos juntos y en la que siempre recibían pitadas los mismos.