Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

EL INDULTADO DE RUBÉN AMÓN

Rubén Amón indulta a Elsa Artadi: "Percibe bajo la ocupación del Estado 82.000 euros anuales"

Convengamos que el misterio de la presidencia de la Generalitat se ha convertido no ya en un casting, sino en un concurso. Y que los aspirantes se consumen con la velocidad de los tronistas en Mujeres y hombres y viceversa, aunque hay que reconocerle a Elsa Artadi, nuestra indultada, haber logrado una posición de ventaja en la carrera hacia el cargo.

Rubén Amón | @Ruben_Amon |  Madrid |  Actualizado el 12/02/2018 a las 10:00 horas

Reúne la economista dos requisitos que Puigdemonte de Piedad exige bajo la amenaza de otras elecciones. La ha ungido él, número uno, y proviene de las listas de Junts per Cataluña, aunque estas dos evidencias colisionan con otras desventajas. ERC la considera una espía. Y el PDeCAT una tránsfuga, pues apenas militó en el partido del régimen unos meses.

Se marchó para dirigir la campaña de Puigdemont. Y habrá que reconocerle sus méritos, pues nunca sospechamos que la manía persecutoria del prófugo, las entrevistas en los bosques, el relato del exiliado, los lagrimones del expatriado, conducirían a su victoria en el bando soberanista.

Es la posición desde la que Artadi ha logrado hacerse la campaña de sí misma. Tiene 46 años y gafas de pasta, como debe ser. Y un aspecto beato, como exige el estilismo del buen soberanista, pero también presume de un título universitario en Harvard y de haber creado el gordo de la lotería catalana no en alusión a Junqueras sino en oposición al símbolo opresor de los niños de San Ildefonso: cantad conmigo, el 1, el 5, el 5, 155.

Y el número le ha tocado a ella. Mucha opresión, mucho acoso español, pero Artadi percibe bajo la ocupación del Estado 82.000 euros anuales por su cargo de directora general de coordinación interdepartamental. Suena a artificio burocrático y más todavía a hipocresía. Madrid no nos roba, nos amamanta.