Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

OPINIÓN

Monólogo de Alsina: "Por «daliniana» que sea la política catalana, aún no confunden un ataúd con una urna"

Salvador Dalí ya descansa de nuevo bajo su losa de tonelada y media con una uña y una muela menos. Terminó la profanación legal ordenada por un juez para intentar determinar si una señora de 61 años es hija del pintor. A la señora le decía su abuela paterna cuando era cría, según testimonio de ella misma: "Eres rara como tu padre, que ya sé que no es mi hijo".

Carlos Alsina | @carlos__alsina |  Madrid |  Actualizado el 21/07/2017 a las 08:09 horas

La noche ha sido entretenida en la Torre Galatea. No se ha visto en otra el médico forense del juzgado de Figueras. Dalí pa’fuera Dalí pa'dentro. Te saco, te quito un par de piezas y te meto de nuevo.

No consta que a Dalí le haya incomodado en exceso ser extraído del hoyo, ser toqueteado por un extraño, que le haya limado un hueso, le hayan cortado una uña y le hayan sacado una muela. Cuando uno lleva muerto treinta años lo más que te puede preocupar es que alguien arruine el embalsamamiento y la próxima que te abran tengas aún peor aspecto.

Con los trocitos arrancados de Dalí, como si fueran las reliquias de santos que coleccionaba Felipe II —el santo prepucio del niño cristo— a los técnicos del laboratorio les corresponde ahora ver si se puede sacar de ahí una muestra aprovechable de adn daliniano. Para compararlo, como saben, con el de la señora que dice ser la hija y que, habiéndose ganado la vida como vidente, cree ver al final de este camino la confirmación de que ella es la descendiente y heredera del estrambótico difunto.

En Figueras, dicen las crónicas, había ayer expectación máxima. La gente, que somos de natural mirona, no perdía detalle de quién llegaba y quién entraba al teatro. Llegó un par de señores de la funeraria con un féretro de metacrilato. Y un señor despistado, al ver aquello, le dijo a su señora: "Mira, Nuria, ¡ya han comprado las urnas! Y son molt grans". A ver, somos cinco millones de votantes. Necesitamos urnas extragrandes para meternos todos.

No, es broma. Por daliniana que sea la vida política en Cataluña aún no llegan a confundir un ataúd con una urna. Ni siquiera los cuatro políticos profesionales que están en el purgatorio por la consulta del 9-N: Mas, Rigau, Ortega, Homs. El cuarteto inhabilitado.

En la corte puigdemónica siguen las dimisiones: la última en irse a su casa es la número dos de la consejería de Educación. El president se cargó a la consejeraRuiz y la siguiente en el organigrama (la señora Mier) ha cogido la puerta.

Ayer entraron los guardias al Parlamento autónomico a pedir papeles. No de la rebeldía sino del mangoneo. Presunto. Las comisiones del PdeCAT —-perdón, de Convergencia— a cambio del trato de favor a empresarios afines. Buscando papeles en el Parlamento, donde sobrevive el ex consejero Germá Gordó, en la consejería de Justicia donde mandó todo lo que se podía mandar, y en el Palau de la Generalitat, donde el que mandaba era su mentor, su padre político Artur Mas. El 3%. Aquí no hace falta prueba de ADN para establecer quién era el padre.

Sede vacante en el trono del fútbol patrio. Al papa lo han enviado al trullo. Acompañado del vicepapa, o vicePadrón, y del hijo del pontífice, que no se llama César sino Gorka.

El juez Pedraz impuso la pena máxima a Ángel María Villar: la cautelar más severa, que es la prisión sin posibilidad alguna de eludirla. Incondicional y sin fianza. ¿Por qué? Porque aprecia el juez riesgo de de que los dos Villar, el padre y el hijo, salgan por piernas si los deja volver a casa. Dinastía a la fuga.

No parece que hayan tenido mucha duda al respecto ni el juez ni la fiscalía. Han jugado a amarrar. En caso de duda, mandas al chirona a los detenidos (chirona preventiva) y te evitas el trago de que desaparezcan del mapa dejándote como un pardillo.

Los presuntos delitos de la saga, y del vicePadrón, son los habituales en casos de corrupción de gestores de entidades con ingresos abundantes: administración desleal que causa perjuicio a la entidad y les beneficia a ellos, es decir, quedarse dinero que no es suyo montando una red de empresas beneficiarias que controla el hijo del que manda.

Por primera vez en su historia, la liga española comenzará en septiembre con el presidente de la federación a la sombra. Liga va a haber. Lo que no está claro es que Villar la vaya a ver. Televisión hay en Soto del Real. Pero los canales generalistas. No me suena que haya paquete de fútbol entre las actividades optativas para reclusos.

Liga va a haber con un calendario de partidos que se decidirá en las próximas horas. Y la duda es cuánto aguantará Villar presidente, aunque sea encarcelado. Dimitir, no tiene intención de dimitir. Es el gobierno el que ahora impulsa su inhabilitación por el procedimiento correspondiente, que es solicitar al Tribunal Administrativo del Deporte que abra expediente, tome nota de la situación procesal del presidente, y lo neutralice.

Lo que no consiguió el secretario de Estado Cardenal en 2016 —acabar con el villarato— lo va a conseguir el secretario de Estado Lete en 2017. Previo paso por la Audiencia Nacional y con ayuda, naturalmente, de la UCO. Balón de gol que el amigo Lete, ahora, remata.