Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

OPINIÓN

Monólogo de Alsina: "ERC tiene a Rufián para el número de la cabra, el departamento de entretenimiento"

Esta mañana de radio que vamos a compartir con ustedes desde Alcázar de San Juan, República Soberana de La Mancha, entre viñedos, molinos, lagunas, conventos, tortas y duelos y quebrantos. Que como desayuno ligero los duelos y quebrantos no son mala idea.

Carlos Alsina | @carlos__alsina |  Madrid |  Actualizado el 16/11/2017 a las 08:12 horas

Hemos amanecido hoy en el Consejo Regulador de la Denominación de Origen La Mancha, pilar de la vida económica y cultural de esta tierra, y me han recordado nuestros amigos del Consejo que la última vez que estuvimos haciendo la radio aquí fue hace ahora dos años. Noviembre de 2015. Y claro, repasando las noticias de las que entonces les estuvimos hablando, uno comprueba cuánto han cambiado las cosas.

• Hace dos años, Albert Rivera y Pablo Iglesias parecían hermanos. Amigos para siempre. La nueva política y todo aquello. Lo bien que se entendían. Lo bien que se llevaban. Hoy no pueden ni verse.

• Hace dos años Rajoy y Pedro Sánchez no podían ni verse. Aún no le había dicho Pedro aquello de usted no es decente, pero estaba a punto de hacerlo. La relación era pésima. Como lo siguió siendo todo el año siguiente, ¿se acuerdan?, cuando estábamos ahí, que no había manera de que invistieran un presidente nuevo. Un siglo parece que haya pasado.

Pero es que hace dos años, por estas fechas, se habían celebrado unas elecciones autonómicas en Cataluña y las estaba pasando canutas Artur Mas porque no conseguía apoyos suficientes para ser investido president. La CUP se resistía. Y se hablaba de fórmulas imaginativas para salir del bloqueo, como una presidencia rotatoria o una presidencia coral. Varios presidentes. Como para acordarse ya de aquello. Debimos haber visto venir ya entonces cómo de disparatada iba a ser la legislatura catalana. Y eso que aún no sabíamos nada de Puigdemont. De él todavía nadie hablaba. Hasta que llegó el dedazo de Artur Mas. El padre del procés. Que hoy, dos años después, anda tasando sus casas (en plural) para aportarlas como garantía de la fianza que le reclama el Tribunal de Cuentas. Pidió a los catalanes que se retrataran echándole un cable y lo que le han hecho es la butifarra.

Caminito ya del 21 de diciembre, tienen que resolverse tres incógnitas:

• Si Puigdemont podrá instalarse en Bruselas de por vida o será entregado a la justicia española. Mañana, día clave.

• Si Junqueras gritará 'Viva la Constitución' en el Tribunal Supremo para que le dejen volver a Cataluña a dar mítines.

• Y si los dos partidos que han gobernado estos años juntos, Esquerra y el PuigDeCat, llevan en sus programas otra vez saltarse la ley a la torera o le meten sordina a la República Catalana para sus votantes les perdonen la estafa de estos dos años. Ayer dijo el señor Junqueras que Cataluña "acaricia hoy la idea de ser una República". Acaricia hoy la idea. Como si el partido empezara a jugarse ahora.

Bueno, hablando de Esquerra.

Voy solidarizarme desde aquí con el pobre Gabriel Rufián. Al que le han zumbado mucho por exhibir ayer unas esposas en el hemiciclo de Congreso. Y por decir que desea ver algún día a Rajoy con ellas puestas. Rompo una lanza por Rufián porque… miren, cada uno se excita con aquello que más le pone. No, quiero decir: la idea de lo que ayer sucedió en el Congreso cambia mucho si se tiene presente que esas esposas que exhibió Rufián no son las esposas que usan los policías. Son las esposas que se compran en los sex shop. En serio. Por eso él preguntaba a Zoido

…claro, porque si a Zoido se le ocurre decir: sí que lo sé, son un objeto sexual, a ver cómo explica luego en casa por qué lo sabe. Juan Ignacio, hay algo que no me has contado. A ver, tampoco pasa nada. Estas esposas las compran las personas, como Rufián, que disfrutan sexualmente con fantasías de dominación. Mientras todo sea consentido… nada que objetar a los gustos sexuales de cada uno, que el sexo es gozo. Hombre, llevarte al Congreso tus artilugio sexuales igual sí revela una cierta insatisfacción parlamentaria. Enseñárselos a toda la cámara. Y decirle allí a Rajoy, delante de todo el mundo, que lo que más deseas es verle algún día con ellas puestas. Yo creo que claramente le estaba haciendo una proposición. Ay Mariano, pontelas, pónmelas.

La verdad es que a Rufián lo tiene Esquerra Republicana para estas cosas: el número de la cabra, departamento de entretenimiento. Más allá de eso, políticamente pinta lo que pinta en el partido, que es bien poco. Debe de ser el dirigente al que nadie se acuerda de llamar para contarle por dónde va la estrategia. Porque no da una.

• Dijo Rufián: el día que proclamemos la República Catalana dejo mi escaño en el Congreso porque esto será el extranjero. Y dijo Junqueras: eh, aquí el escaño no lo deja nadie, en el extranjero o donde sea.

• Dijo Rufián: nunca aceptaremos unas elecciones convocadas con el 155 porque sería una traición al pueblo de Cataluña. Salió Junqueras y dijo: naturalmente que participamos, tontos no somos.

• Dijo Rufián: el 22 de diciembre nuestro objetivo es restablecer a Puigdemont como presidente de la Generalitat de Cataluña. Y dijo ayer Junqueras desde la cárcel: gente, ya toca que hagamos presidenta a una señora.

A ver, Rufián. ¿En su partido le cuentan a usted por dónde va el balón? O el departamento de fuegos artificiales es una burbuja. Con todo tipo de artilugios sexuales, pero burbuja.

En puertas de estas elecciones apasionantes de diciembre —que son tan apasionantes que habéis organizado los carnavales de Alcázar justo para después—, Junqueras escribió ayer una carta en la que señala con su dedo de ungir, a Marta Rovira, la viceOriol, como futura presidenta. A dedo. Como Aznar cuando eligió a Rajoy. Como Mas cuando bendijo, en qué hora, a Puigdemont. "Ya va siendo hora", dijo, "de tener a una señora presidenta". Hombre, si hasta ahora no la han tenido es porque ustedes, Artur Mas y usted, los dos hombre, no han querido. Junts pel sí. Podían haber propuesto a una mujer como candidata hace dos años.

Esto de "ya va siendo hora de que sea una mujer" a menudo lo dicen hombres que antes intentaron ponerse ellos. Si la señora Rovira reúne cualidades para presidir el gobierno de Cataluña que diga eso Junqueras. Ella es mejor que yo, por eso debe ser ella. No porque ahora ya toque. Y hasta ahora, ¿por qué no tocaba, oiga? Sobre todo porque candidatas a presidenta de la Generalitat ya ha habido. Inés Arrimadas y Alicia Sánchez Camacho. Ciudadanos y el PP. Esto que para el independentismo es la derecha trasnochada.