Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

HISTORIA DE BEATRIZ RAMOS

La increíble historia de Joseph, un ex niño soldado de 13 años: "Luché con la milicia durante 6 meses, maté a 7 personas"

Jospeh vive en la región de Kasai, ubicada en el centro de ese país africano, donde hace dos años estalló un violento conflicto que provocó 3.000 muertos y obligó a cientos de miles de personas a abandonar sus casas y sus comunidades. Y no sólo eso, cientos de escuelas fueron atacadas o utilizadas con fines militares y miles de niños fueron reclutados por grupos armados o milicias. Ese fue el caso de Joseph.

Beatriz Ramos Puente | @Ramos_Puente |  Madrid |  Actualizado el 16/05/2018 a las 07:01 horas

"Cuando comenzó la guerra me quedé con mis abuelos y huimos al monte. Mis padres se llevaron a mis hermanos y huyeron a Angola. Me sentí abandonado y eso me empujó a unirme a la milicia", dice. El 60% de los milicianos de la región son niños, según Unicef. El nivel de brutalidad del conflicto fue inusitado. Decapitaciones, fosas comunes, detenciones arbitrarias, torturas y asesinatos. Mientras que los más jóvenes se emplean en las cocinas o en otras tareas domésticas, los mayores pueden verse obligados a matar o a ser escudos humanos

"Luché con la milicia durante 6 meses, maté a 7 personas. Todos ellos eran soldados. No me sentía culpable en ese momento, pero ahora que lo pienso, me siento fatal ". Sea cual sea su edad, tienen que someterse a ritos de iniciación que incluyen beber brebajes que pueden contener alcohol o huesos humanos molidos, o comer carne humana para adquirir supuestos poderes que les protegerán en los combates. La organización ha conseguido liberar a 1.700 niños y les han ayudado a reintegrarse en sus comunidades. Joseph está en ello

"Me gusta coser porque arreglo cosas. Ahora puedo ayudar a mis amigos reparando sus ropas rotas", comenta. Para que se recuperen de la violencia vivida, hay que volver a enseñarles cómo perdonar, cómo amar y respetar a los demás y, solo entonces, aseguran desde Unicef, poco a poco, hay algunos que comienzan a volver a la normalidad.