Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

EN BUENAS MANOS

Registros del corazón

De entre todos los parámetros analizados, uno de los que cobra más importancia es el relativo a la supervivencia de las personas trasplantadas, explica el Dr. Francisco González-Vílchez, director del Registro, vocal de la Sección de Insuficiencia Cardiaca de la SEC y primer firmante del estudio.

Dr. Bartolomé Beltrán | Madrid | Actualizado el 28/10/2017 a las 14:04 horas

La Sociedad Española de Cardiología (SEC), a través de la Sección de Insuficiencia Cardiaca, lleva desde 1984 realizando anualmente el Registro Español de Trasplante Cardiaco y acaba de publicar en Revista Española de Cardiología (REC) los datos referentes a 2015, junto con un análisis de los últimos 30 años de actividad en nuestro país, con 7.588 trasplantes realizados en 19 centros especializados.

De entre todos los parámetros analizados, uno de los que cobra más importancia es el relativo a la supervivencia de las personas trasplantadas, explica el Dr. Francisco González-Vílchez, director del Registro, vocal de la Sección de Insuficiencia Cardiaca de la SEC y primer firmante del estudio. Y añade que se ha podido comprobar que la esperanza de vida de estas personas ha ido aumentando de forma paulatina. En el primer periodo estudiado, de 1984 a 1993, la media era de 9,1 años, de 1994 a 2003 de 10,9 años y de 2004 a 2013 pasó a ser de 12 años. Después de la mejora de la supervivencia al año en la década de 1994 a 2003, que se mantiene también en la siguiente década, en el periodo analizado de 2014 a 2015 se entrevé una mejora adicional, con una supervivencia al año cercana al 80 por ciento. La mejora a medio-largo plazo se ha mantenido constante a lo largo de todos los periodos estudiados y se espera que siga manteniéndose en los próximos años.

Un aspecto que se ha podido observar es el aumento de la complejidad del perfil tanto del donante como del receptor. Respecto al donante, y comparando la década de 1984 con los datos de 2014 y 2015. Es cada vez más añoso, pasando de una edad media de 26,5 a 43,1 años. En cuanto al tiempo de isquemia del órgano (período que un órgano dura viable para trasplante fuera del organismo) también es ahora mayor. Mientras que en 1984-1993 solo era el 8,7% de los casos los que presentaban una isquemia mayor a 240 minutos, ahora el porcentaje es del 27%. Respecto a la parada cardiaca previa al trasplante es también ahora más común (22% frente a 3%), igual que el número de donantes fallecidos por accidente cerebrovascular en lugar de traumatismo (59% frente al 32%).

Por lo que respecta al receptor la edad media también ha aumentado en tres años (de 46,7 a 49,5). En concreto hay más mujeres que necesitan un trasplante de corazón. Mientras que en la primera década estudiada el 86% de los receptores eran varones, ahora esta cifra ha disminuido y se sitúa en el 76%. Si analizamos el perfil del receptor es más complicado, ya que un 24% son diabéticos e insulinodependientes (frente al 8,5% en 1984) y el 34% ha sido sometido a una cirugía cardiaca previa (25% en 1984).

Finalmente el registro analiza las causas de fallecimiento, siendo la enfermedad vascular del injerto/muerte súbita la más común (19 %), seguida de las infecciones (17%), fallo primario del injerto (13%) y tumores (13%). El Dr. González-Vílchez añade que sobre este aspecto debemos tener en cuenta que la causa de muerte varía según el tiempo transcurrido desde el trasplante. Así, al primer mes, el 50% de los fallecimientos se deben a un fallo primario del injerto; del segundo mes al año, en el 36% de los casos se debe a alguna infección y el 15,3% por un rechazo y, a partir del primer año, las causas más comunes son enfermedad vascular del injerto (30%) y tumores (22%). Es lo que hay.