Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

EN BUENAS MANOS

Piernas cansadas. Consejos para mejorar la circulación venosa

Se recomienda usar las medias elásticas de compresión prescritas por el médico o recomendadas por el farmacéutico, seguir una dieta equilibrada y baja en sal, y mejorar el estreñimiento (si se tiene), incrementando el consumo de fruta, verdura (fibra) y agua. Como no podía ser de otra manera, se debe evitar el tabaco y el alcohol.

Dr. Bartolomé Beltrán | Madrid | Actualizado el 23/12/2015 a las 08:52 horas

Un 30 por ciento de la población española sufre algún problema de circulación venosa y sin embargo es muy bajo el porcentaje que se cuida activamente.

Además de la utilización de productos como Farmalastic, de Cinfa, o su nueva gama Venaliv, que abordan el cuidado integral en problemas de circulación, existen una serie de recomendaciones y consejos que se pueden aplicar en la vida diaria y que pueden mejorar y prevenir posibles problemas circulatorios.

Se recomienda usar las medias elásticas de compresión prescritas por el médico o recomendadas por el farmacéutico, seguir una dieta equilibrada y baja en sal, y mejorar el estreñimiento (si se tiene), incrementando el consumo de fruta, verdura (fibra) y agua. Como no podía ser de otra manera, se debe evitar el tabaco y el alcohol.

Hay que realizar masajes con geles tópicos o con agua fría (en la ducha) desde el pie a la rodilla en sentido ascendente, así como hidratar bien la piel para mantenerla elástica.

Elevar las piernas al mediodía y dormir con los pies ligeramente levantados es muy útil. Sí, además, se trabaja de pie o sentado durante mucho tiempo, hay que intentar hacer descansos cada hora.

Por otro lado, se deben evitar fuentes de calor y humedad directas a las piernas, usar preferentemente calzado ancho y cómodo, sin excesivo tacón, y evitar prendas de ropa muy ajustadas y, por último, practicar ejercicio físico moderado (natación, caminar, etc.) de manera regular.