Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

EN BUENAS MANOS

Mingarro, Caballero de Yuste, por la Sanidad y Sanifax

Tiene un enorme mérito el que días atrás la Real Asociación de Caballeros del Monasterio de Yuste nombrara a Antonio Mingarro, Redactor Jefe de Sanifax, “Caballero de Yuste”.

Redacción | Madrid | Actualizado el 28/10/2017 a las 13:54 horas

Antonio Mingarro

Antonio Mingarro / Redacción

A veces los adjetivos nos sirven para dar el valor que corresponde al principal. Tiene un enorme mérito el que días atrás la Real Asociación de Caballeros del Monasterio de Yuste nombrara a Antonio Mingarro, Redactor Jefe de Sanifax, “Caballero de Yuste”. Enhorabuena. La institución de derecho privado sin ánimo de lucro y de inspiración cristiana merece tener entre sus elegidos al señor Mingarro, pero el principal lo constituye su continua excelencia en el trabajo pertinaz, consistente, responsable y adecuadamente ilustrado en cada caso para propiciar la información sanitaria más completa, más rigurosa y más on-line que se produce en el mapa sanitario español en su conjunto.

De “raza le viene al galgo” pues aún recuerdo cuando se fundó Antena 3 Televisión, hoy Atresmedia, don Carlos Mingarro estaba ya orgulloso de su hijo Antonio ante sus iniciativas periodísticas que planificaba para el futuro. Entonces cuando corría 1988 quiero recordar que Gayoso Wellcome la empresa de la que era Consejero Delegado don Carlos Mingarro era galardonada con el Premio al Mejor Medicamento del Año, el Máster Internacional de Empresas y el Premio Europa, todos ellos conseguidos a las actividades de promoción de la salud humana a través de la investigación y de la iniciativa empresarial moderna y ética. Don Carlos, el padre del hoy Redactor Jefe de Sanifax, era doctor en Químicas y A.M.P. de la Universidad de Harvard y sin duda estos días se habrá dado cuenta de esa sutil manera tan cristiana de ver que su hijo en lo sustantivo de su trabajo merece este y todos los galardones que la vida le depare.

Antonio Mingarro es uno de aquellos seres que se hacen imprescindibles en cualquier acto que concite el interés de los sanitarios. Cuenta con amplia experiencia en relaciones públicas, contacto con y entre “stake holders” y consultoría de comunicación en situaciones de crisis. Y colabora en la redacción de informes, argumentarios y Planes de Comunicación Institucional para empresas del ámbito político-sanitario y biomédico.

Estoy seguro que su padre profesional, Miguel Ángel Martín y su padre vital Carlos Mingarro, que contaba con la Gran Cruz de la Orden Civil de Sanidad hoy se la regalaría a ambos dos por haber compartido durante tantos años el trabajo diario y la honra de Yuste.