Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

EN BUENAS MANOS

Científicos de Salk ante el envejecimiento

Una pista para detener o revertir el envejecimiento radica en el estudio de la reprogramación celular, un proceso en el que mediante la expresión de cuatro genes conocidos como los factores Yamanaka, los científicos son capaces de convertir cualquier célula en células madre pluripotentes (iPSCs).

Dr. Bartolomé Beltrán | Madrid | Actualizado el 19/12/2016 a las 11:34 horas

Nadie quiere envejecer. Pero ahora, científicos del Instituto Salk, han encontrado que la expresión intermitente de genes normalmente asociados con un estado embrionario puede revertir las características de la vejez.

Esta técnica, que no solo impulsó a las células de la piel humana para que se comportasen como jóvenes de nuevo, ha dado lugar también al rejuvenecimiento de ratones con una enfermedad de envejecimiento prematuro, contrarrestando los signos de envejecimiento y aumentando la vida de los animales en un 30%. El trabajo proporciona una visión tanto de los conductores celulares del envejecimiento como de los posibles enfoques terapéuticos para mejorar la salud humana y la longevidad.

En este trabajo, publicado en la revista Cell, con un método revolucionario, se ha logrado convertir células con una edad determinada en células más jóvenes, explica el Dr. Pedro Guillén, fundador de Clínica Cemtro y coautor del artículo. Y añade que nosotros estamos intentando investigar para mejorar la calidad del ser humano ya que uno de los grandes problemas de la humanidad es el envejecimiento.

Una pista para detener o revertir el envejecimiento radica en el estudio de la reprogramación celular, un proceso en el que mediante la expresión de cuatro genes conocidos como los factores Yamanaka, los científicos son capaces de convertir cualquier célula en células madre pluripotentes (iPSCs). IPSCs, como las células madre embrionarias, son capaces de dividirse indefinidamente y convertirse en cualquier tipo de célula presente en nuestro cuerpo.

Lo que nosotros y otros laboratorios de células madre hemos observado- señala Alejandro Ocampo, investigador asociado y primer autor del artículo- es que cuando se induce la reprogramación celular, las células parecen más jóvenes. Hay un proceso de rejuvenecimiento. La siguiente pregunta era si podríamos inducir este proceso en un animal vivo.

Para averiguarlo, el equipo trabajó sobre una rara enfermedad genética llamada progeria. Tanto los ratones como los humanos con progeria muestran muchos signos de envejecimiento, incluyendo daños en el ADN, disfunción orgánica y una vida muy reducida. Además, las marcas químicas en el ADN responsables de la regulación de los genes, conocidas como marcas epigenéticas, están desreguladas prematuramente en ratones progeria y humanos. Es importante destacar que las marcas epigenéticas se modifican durante la reprogramación celular.

Asimismo, utilizando células de la piel de ratones con progeria, el equipo indujo los factores Yamanaka de corta duración. Cuando examinaron las células utilizando métodos de laboratorio estándar, las células mostraron reversiones características de múltiples marcas de envejecimiento, pero no habían revertido hasta el punto de perder su identidad como células de la piel.

Alentado por este resultado, el equipo utilizó el mismo método de reprogramación corto durante los períodos cíclicos en ratones vivos con progeria. Los resultados fueron sorprendentes. En comparación con los ratones no tratados, los ratones reprogramados parecían más jóvenes, su función cardiovascular y la de otros órganos mejoró y vivieron un 30% más de lo normal pero no desarrollaron cáncer. Finalmente a nivel celular, los animales mostraron la recuperación de las marcas de envejecimiento molecular que se ven afectadas no sólo en la progeria, sino también en el envejecimiento normal.