Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

EN BUENAS MANOS

Análisis de la enfermedad celíaca

La enfermedad celíaca es una intolerancia permanente al gluten que, en individuos predispuestos genéticamente, produce una lesión grave en la mucosa del intestino y provoca una atrofia de las vellosidades intestinales, lo que determina una inadecuada absorción de los nutrientes de los alimentos (proteínas, grasas, hidratos de carbono, sales minerales y vitaminas). El gluten es una proteína presente en algunos cereales como el trigo, cebada, centeno, triticale (híbrido de trigo y centeno) y, posiblemente, la avena.

Dr. Bartolomé Beltrán | Madrid | Actualizado el 11/01/2017 a las 12:34 horas

Sanifarma realiza anualmente una campaña con la colaboración de la Asociación de Celiacos de Navarra para informar y sensibilizar a los pacientes celiacos y su entorno de la importancia de realizar un control adecuado de la enfermedad. Para ello las Farmacias Sanifarma realizan a sus pacientes durante la campaña un sencillo análisis de sangre para determinar la presencia de marcadores serológicos de la enfermedad celíaca y ofrecen información sobre diferentes aspectos de la enfermedad.

Y es que la enfermedad celíaca es una intolerancia permanente al gluten que, en individuos predispuestos genéticamente, produce una lesión grave en la mucosa del intestino y provoca una atrofia de las vellosidades intestinales, lo que determina una inadecuada absorción de los nutrientes de los alimentos (proteínas, grasas, hidratos de carbono, sales minerales y vitaminas). El gluten es una proteína presente en algunos cereales como el trigo, cebada, centeno, triticale (híbrido de trigo y centeno) y, posiblemente, la avena.

La sintomatología de esta enfermedad es amplia y variada, sin embargo, lo síntomas pueden estar ausentes, lo que dificulta el diagnóstico. Los síntomas característicos de la enfermedad celíaca son, la diarrea crónica, distensión abdominal, carácter irritable, deposiciones blandas, frecuentes, abundantes, pálidas y fétidas, disminución del panículo adiposo, palidez, anorexia, hipotrofia muscular, especialmente de miembros y de nalgas, debilidad generalizada, vómitos y estreñimiento.

La prevalencia de la EC en España es aproximadamente de 1 por cada 100 personas nacidas vivas, siendo la enfermedad crónica intestinal más frecuente en nuestro país. Su base genética justifica que pueda haber más de un paciente celíaco dentro de una misma familia. Se puede presentar tanto en niños como en adultos.

El diagnóstico se realiza mediante una biopsia intestinal. Dicha biopsia consiste en la extracción de una muestra de tejido del intestino delgado superior para ver si está o no dañado. Para realizar esta prueba es necesario que no se haya retirado el gluten de la dieta. Además una sencilla analítica de sangre, que incluya los marcadores serológicos de la EC puede determinar con un alto porcentaje de probabilidad la celiaquía y ayudará al médico especialista a proseguir el diagnóstico.

Existen grupos de riesgo en lo que la probabilidad de presentar la enfermedad es más elevada. Se trata de familiares de primer grado (padres o hermanos) de enfermos de celiaquía, los familiares de segundo grado, las personas que sufren enfermedades como la dermatitis epiforme, diabetes tipo I, tiroiditis, hepatitis crónica autoinmune, artritis reumatoide, psoriasis, vitíligo, alopecia areata, así como otras enfermedades autoimnunes. Además también pertenece a este grupo de riesgo, las personas con trastornos neurológicos como la epilepsia o encefalopatía progresiva y enfermedades como el Síndrome de Down y el Síndrome de Turner.

El único tratamiento existente a día de hoy consiste en el seguimiento de una dieta estricta sin gluten de por vida que conlleva la recuperación y normalización tanto clínica como funcional, así como la reparación de la lesión de las vellosidades intestinales.

La enfermedad celíaca puede presentarse de forma más o menos silente, es decir, sin síntomas pero con lesión de las vellosidades intestinales, sobre todo en personas adultas. La complicación más grave de la EC no tratada, o tratada de forma no correcta, es la posibilidad de desarrollar un cáncer intestinal. Si no se trata, también pueden aparecer problemas derivados de la desnutrición, carencia de hierro y vitaminas.

Hay que recordar que la ingesta de pequeñas cantidades de gluten ya puede producir lesión en las vellosidades intestinales, aunque a veces estas lesiones no van acompañadas de síntomas clínicos. Así que ante la duda de si un producto tiene gluten no lo consuma.