Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Se ha evitado que entre en ningún proceso de fabricación de productos

Inmovilizan en Vizcaya una partida de 20.000 huevos contaminados con fipronil

El Departamento de Salud del Gobierno Vasco ha inmovilizado en Vizcaya una partida de 20.000 unidades de huevo líquido pasteurizado contaminada con fipronil procedente de Francia.

EFE | Madrid | Actualizado el 12/08/2017 a las 11:34 horas

Huevos, imagen de archivo

Huevos, imagen de archivo / Agencias

Ésta es la primera partida de productos contaminados por el insecticida de la que se tiene constancia en España.

La partida había sido enviada a una empresa vizcaína para elaborar productos que entrarían en las cadenas de distribución alimentaria.

Una vez recibido el aviso, los servicios de inspección del Departamento de Salud procedieron durante la tarde de ayer a la inmovilización de la partida contaminada y evitaron que entrara en ningún proceso de fabricación de productos, "eliminando cualquier tipo de riesgo para la salud pública".

El Departamento de Salud del Gobierno Vasco ha informado de que en los próximos días procederá a la destrucción de esta partida de huevos contaminada y que mantiene activados todos los dispositivos de vigilancia por esta alerta.

El pasado miércoles, la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan), dependiente del Ministerio de Sanidad, aseguró que hasta ese momento no se habían distribuido en España huevos contaminados por el insecticida friponil, como ya se han encontrado en varios países europeos, como Austria, Bélgica, Suiza, Alemania, Dinamarca, Francia, Reino Unido, Irlanda, Italia, Holanda, Polonia, Rumanía y Suecia.

Según especialistas, el fipronil representa un riesgo de intoxicación "muy improbable" para los humanos, que, en los niveles máximos detectados en Bélgica y Holanda, tendrían que consumir miles de huevos contaminados a lo largo de su vida para sufrir efectos adversos.