Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

POR IMPRUDENCIA PROFESIONAL

Dos médicos se enfrentan a 4 años cárcel por la muerte de un paciente tras la operación

El Juzgado de lo Penal número 4 de Huelva juzga esta semana a dos médicos del hospital Infanta Elena de Huelva, R.J.M. y E.A.P.G., que se enfrentan a cuatro años de cárcel por homicidio por imprudencia profesional tras la muerte de un paciente después de una operación.

EFE | Madrid | Actualizado el 14/01/2018 a las 14:15 horas

Morgue

Morgue / Flickr

La vista está prevista para el próximo jueves, según han informado a Efe fuentes jurídicas, y se pide para los facultativos, además de la pena de cárcel, la inhabilitación especial para el ejercicio de su profesión durante seis años y una indemnización de 176.000 euros para la viuda y los hijos del fallecido. La petición de condena la realiza la familia de la víctima, como única acusación en la causa, ya que la Fiscalía no presentó acusación al entender que los hechos denunciados no eran constitutivos de delito.

Los hechos por los que son juzgados, según recoge el escrito de acusación, tuvieron lugar el 2 de mayo de 2010, cuando, en torno a las 17.50 horas los dos médicos procedieron a realizar al paciente, de 47 años, una herniografía no programada, después de que ingresara por una hernia incarcinada.

Tras la liberación del asa intestinal después de una "quelectomía dificultosa, y durante la reintroducción del asa en el seno abdominal, se produjeron dos perforaciones en la misma con las pinzas utilizadas, lo que no fue advertido por los acusados, procediéndose a la sutura de la herida y a su derivación a planta". Desde su llegada a planta el paciente fue presentando "sintomatología coincidente con un cuadro de peritonitis, sin que los acusados comprobasen tal hecho e instaurasen el tratamiento adecuado", lo que derivó en su fallecimiento a las 16:30 del día siguiente a la intervención.

La autopsia determinó como causa de la muerte "el fallo multiorgánico secundario a peritonitis por perforación intestinal ligado a intervención quirúrgica". Este juicio fue fijado para el 9 de noviembre, si bien tuvo que ser aplazado por incomparecencia de siete testigos que no fueron citados.