Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Derribado en Siria por un caza turco

El piloto del bombardero ruso niega que violara el espacio aéreo de Turquía

El piloto que sobrevivió al siniestro del bombardero ruso Su-24 derribado este martes en Siria por un caza turco ha asegurado que el avión ruso no violó "en ningún momento" el espacio aéreo de Turquía.

EFE | Madrid | Actualizado el 25/11/2015 a las 16:45 horas

Imagen del avión ruso derribado por Turquía

Imagen del avión ruso derribado por Turquía / Getty

"Eso está descartado, ni siquiera durante un segundo y más aún cuando nosotros volábamos a una altura de cerca de 6.000 metros y el cielo estaba despejado", ha afirmado Konstantín Murajtin a la televisión pública rusa desde la base aérea de Latakia, al noreste de Siria.

El piloto, que se catapultó tras el impacto del misil disparado por un caza turco F-16, insistió en que él y sus compañeros conocían la zona "como la palma de su mano".

"Yo, como navegante, conozco prácticamente cada protuberancia sobre el terreno. Puedo orientarme incluso sin equipos electrónicos", dijo.

En sus primeras declaraciones desde que fue rescatado en territorio sirio, el militar ruso afirmó que, al contrario de lo que mantiene Ankara, la parte turca no realizó ninguna advertencia.

"En realidad, no hubo ninguna advertencia, ni por radio, ni visual. Ni siquiera hubo contacto alguno. Por ello, tomamos rumbo de ataque. Hay que tener en cuenta la velocidad de un bombardero y la de un caza F-16. Si nos quisieran advertir, podían haberse mostrado colocándose en paralelo. Pero no hubo nada de eso", dijo.

Además, "el misil vino hacia la cola del avión de manera repentina. Ni siquiera lo pudimos ver para poder efectuar una maniobra antimisiles", sostuvo.

El comandante del Su-24 no tuvo tanta suerte, ya que fue abatido cuando descendía en paracaídas, lo que el ministro de Exteriores sirio, Walid al Mualem, tachó hoy en Moscú de "crimen de guerra".