Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Al menos 9 afganos heridos, según la Policía

Ataque terrorista talibán junto a la embajada española en Kabul

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha confirmado que hay un policía herido y el Ministerio de Defensa ha informado de que no le consta que algún militar español desplegado en Kabul se haya visto afectado. Sí hay al menos nueve civiles heridos, en principio todos afganos. El atentado ha sido reivindicado por los talibanes.

EFE | Madrid | Actualizado el 11/12/2015 a las 19:29 horas

Fuerzas de seguridad en Kabul

Fuerzas de seguridad en Kabul / Getty

Un grupo de insurgentes suicidas ha actuado junto a la embajada de España en Kabul, después de que se produjese una explosión en la zona. "Las fuerzas especiales han llegado al área y la zona ha sido acordonada", indicó el jefe de Emergencias del Ministerio de Interior, Homayoon Aini. El Ministerio de Defensa español ha informado de que no le consta que algún militar desplegado en Kabul se haya visto afectado, aunque un policía español ha resultado herido leve.

El Gobierno afgano confirmó que dos de los atacantes suicidas han muerto y un tercero ha resultado herido en un enfrentamiento con las fuerzas de seguridad. "Dos suicidas fueron eliminados y un tercero fue herido en una operación de rastreo que aún continúa", indicó el viceministro de Interior, Mohammad Ayub Salangi, a través de la red social Twitter.

La Policía de Kabul también confirmó que al menos nueve civiles resultaron heridos, en principio todos afganos. "Hasta ahora tenemos solo nueve heridos, todos civiles y que resultaron heridos por la explosión no por el tiroteo posterior", indicó el jefe del Departamento de Investigación Criminal de la Policía de Kabul, Faraidoon Obaidi, al señalar que el reporte preliminar indica que "todos son afganos".

Los talibanes reclamaron la autoría del ataque y aseguraron que han causado un gran número de víctimas entre sus objetivos en el lugar del ataque, donde, dijeron, continúan los enfrentamientos. "Hoy por la tarde en el área de Sherpor en Kabul varios buscadores de martirio (atacantes suicidas) han entrado en una casa de huéspedes de los extranjeros invasores", indicó el portavoz del grupo Zabihullah Mujahid en su cuenta de Twitter. "La guerra sigue a buen ritmo", ha subrayado.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha informado de este asunto en Orihuela (Alicante). Ha confirmado que la Embajada española no era el objetivo del ataque. "No era un ataque contra nosotros, sino contra una casa de huéspedes próxima", ha dicho. Fuentes del Ejecutivo han confirmado que Rajoy está siendo permanentemente informado de la situación, aunque han precisado que los datos que se tienen hasta ahora son muy preliminares.

España tiene actualmente desplegados en la misión de Afganistán un total de 21 efectivos, todos ellos destinados en el Cuartel General de la Operación Resolute Support, situado en Kabul. Los edificios del Cuartel General de esta operación, liderada por la OTAN, y la embajada española se encuentran alejados. El departamento de Pedro Morenés ha subrayado que mantiene contacto permanente con sus fuerzas militares destacados en la capital afgana.

El ataque comenzó sobre las 18:00 hora local (13:30 GMT) en el área de Sherpor, en la que se ubican diversas embajadas y edificios gubernamentales, indicó la fuente. El jefe del Departamento de Investigación Criminal de la Policía de Kabul, Faraidoon Obaidi, detalló que algunos guardias de seguridad de las embajadas están realizando disparos al aire, lo que hace que la situación sea "confusa" en el área.

Entre el martes y el miércoles, un ataque talibán al aeropuerto internacional de Kandahar, en el sur del país, causó la muerte de al menos 68 personas, entre ellas 39 civiles. Esa fue una de las acciones más significativos de los insurgentes en lo que va de año, cuando han incrementado su control en varias áreas del país, tras tomar temporalmente el pasado septiembre la ciudad nororiental de Kunduz, su mayor logro militar desde la caída del régimen en 2001. Afganistán vive uno de los años más sangrientos desde 2001, que ha causado solo en el primer semestre al menos 1.592 muertos y 3.329 heridos civiles.