Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Colocan lazos amarillos en sus escaños

Arranca la sesión constitutiva del Parlament sin ocho diputados soberanistas

La sesión constitutiva del Parlamento catalán de la XII legislatura ha arrancado poco después de las 11.00 horas, con la lectura del decreto de convocatoria del plenario y en ausencia de los ocho diputados electos soberanistas que se encuentran presos o en Bélgica, entre ellos Carles Puigdemont. En sus escaños, se han colocado lazos amarillos.

EFE | Madrid | Actualizado el 17/01/2018 a las 11:17 horas

Colocan lazos amarillos en los escaños de los diputados electos que están en prisión o en Bruselas

Colocan lazos amarillos en los escaños de los diputados electos que están en prisión o en Bruselas / ondacero.es

La posibilidad de que los tres diputados electos en prisión y los cinco en Bélgica puedan delegar su voto, y la posición de los ocho diputados de Catalunya en Comú-Podem, son claves para la formación de la nueva Mesa del Parlament, donde los independentistas lo tienen todo a favor para revalidar su mayoría.

Junts per Catalunya (JxCat), ERC y la CUP sumaron 70 escaños en las elecciones del 21D, lo que en circunstancias normales les garantizaría revalidar sin problemas la mayoría absoluta en la Mesa, pero la excepcionalidad de la situación de ocho de sus diputados siembra de interrogantes la sesión constitutiva del Parlament.

Aun así, las fuerzas independentistas tienen a su alcance conservar su mayoría, siempre y cuando los comunes no forjen alguna alianza 'in extremis' e inesperada con Ciudadanos o el PSC.

Estos son los factores clave a tener en cuenta en la sesión constitutiva de mañana en el Parlament:

¿Mayoría independentista mermada?

La mayoría absoluta de 70 diputados independentistas podría verse reducida circunstancialmente a 62 en el caso extremo de que los tres electos en prisión -Oriol Junqueras, Jordi Sànchez y Joaquim Forn- y los cinco que permanecen en Bélgica -Carles Puigdemont, Clara Ponsatí, Lluís Puig, Antoni Comín y Meritxell Serret- no pudiesen delegar su voto.

La semana pasada, el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena denegó a Junqueras su traslado a una prisión de Cataluña y declaró su incapacidad, así como la de Forn y Sànchez, para participar en persona en las votaciones del Parlament, aunque abrió la puerta a que los tres presos soberanistas puedan delegar su voto.

Sin embargo, los letrados del Parlament hicieron público ayer un informe en el que señalan que el reglamento de la cámara no prevé la posibilidad de delegar el voto por no poder regresar del extranjero o por estar en prisión, aunque en este último caso abren la puerta a la interpretación que haga mañana la Mesa de Edad, en el día de la constitución del Parlament.

La mesa de edad, decisiva

Tal y como establece el reglamento, antes de que sea elegida la nueva Mesa se constituye la llamada Mesa de Edad -formada por el diputado de más edad y los dos más jóvenes en el hemiciclo- para que presida la sesión constitutiva y regule sus votaciones, unas funciones que en general son simplemente funcionales.

Sin embargo, en esta ocasión la Mesa de Edad tendrá la responsabilidad de decidir si acepta o no las peticiones de delegación de voto que puedan hacerles llegar desde JxCat y ERC para que sus ocho diputados electos en prisión o en Bélgica no se queden sin poder votar.

Se da la circunstancia de que la Mesa de Edad que dirigirá mañana la sesión constitutiva estará formada íntegramente por diputados de ERC: el veterano exconseller Ernest Maragall y los jóvenes Gerard Gómez del Moral y Rut Ribas.

Esta mañana, los tres se han reunido para empezar a coordinar el desarrollo del pleno y conversar con el letrado mayor del Parlament, Antoni Bayona, y el secretario general de la cámara, Xavier Muro, sobre cuáles son sus funciones.

Los comunes, factor desequilibrante para la Presidencia

Aun en el supuesto de que los ocho diputados electos ausentes no pudiesen delegar su voto, no parece que las fuerzas independentistas vean peligrar la presidencia del Parlament, a menos que se produjera una inesperada triangulación en la que los comunes presentaran a un candidato y los partidos constitucionalistas lo apoyaran en bloque.

La elección de los siete miembros de la Mesa se desarrolla en tres fases, en las que los diputados se levantan para depositar su voto en una urna para elegir primero la presidencia de la cámara, a continuación las dos vicepresidencias y, por último, las cuatro secretarías.

En la primera votación, sale elegido presidente el candidato que obtiene la mayoría absoluta de los votos -al menos 68- y, si nadie suma los apoyos suficientes, se repite la votación y vence el nombre que simplemente aglutina más sufragios.

Los 62 votos que como mínimo sumarán JxCat, ERC y la CUP -sin contar los ocho que no podrán estar en el hemiciclo- serán más que los 57 que podrían acumular Ciudadanos, el PSC y el PPC en torno a un candidato alternativo.

Sólo si los tres partidos constitucionalistas se pusieran de acuerdo con los comunes podrían alcanzar los 65 votos, pero Inés Arrimadas ya ha puntualizado que el único candidato no soberanista que aritméticamente podría ser elegido presidente de la Mesa es el de Ciudadanos, y Catalunya en Comú-Podem ha dicho que no prestará sus votos para apoyar un nombre propuesto por otro grupo.

JxCat, ERC y la CUP se han comprometido a apoyar a un mismo candidato, que deberá proponer Esquerra y que tomará el relevo de Carme Forcadell, que ha decidido no repetir en el cargo dado el proceso judicial que deberá afrontar en los próximos meses.

Esta tarde se reúnen la cúpula de ERC y el grupo parlamentario de los republicanos para cerrar su propuesta de candidato, para la que no se descarta el propio Ernest Maragall, aunque no es el único nombre que se baraja.

Preeminencia soberanista en la Mesa

Tras la elección de la presidencia del Parlament, será el turno de escoger las dos vicepresidencias por el mismo procedimiento de llamar a cada diputado a depositar en una urna la papeleta con el nombre de un candidato.

Los dos que obtengan mayor número de apoyos serán designados para el cargo, lo que hace prever que, si la presidencia recae en ERC, una de las vicepresidencias será para JxCat y otra para Ciudadanos.

Finalmente se procederá a elegir a los cuatro secretarios de la Mesa, entre los cuatro nombres que obtengan mayor número de apoyos.

Para garantizarse la mayoría absoluta en la Mesa, los independentistas deben asegurar que dos de las secretarías serán para ellos: una para JxCat y otra para ERC, a menos que acuerden ceder uno de los puestos a la CUP.

En el supuesto de una denegación de la delegación de voto, JxCat, ERC y la CUP deberían dividir sus 62 votos -sin contar los ocho ausentes- entre dos candidatos, 31 para cada uno.

Simplemente eso ya blindaría la elección de candidatos independentistas para dos de las cuatro secretarías, ya que el resto de grupos, aun poniéndose todos de acuerdo, como mucho podrían concentrar sus votos en otros dos candidatos -para ocupar las dos secretarías restantes- pero sin desbancar a los dos apoyados por JxCat, ERC y la CUP.

La incógnita de la investidura

Más allá de la elección de la Mesa, sigue en el aire la investidura del nuevo presidente de la Generalitat, que deberá tener lugar como muy tarde el 31 de enero.

La apuesta de JxCat es investir a Puigdemont aunque no esté presente en el hemiciclo, lo que obligaría a la nueva Mesa a forzar las costuras del reglamento de la cámara para permitir ese formato.

En su último informe, los letrados del Parlament rechazan la posibilidad de que Puigdemont pueda ser investido de forma telemática o delegada desde Bélgica y dejan claro que la investidura debe ser con participación "directa y personal" del candidato.

En las filas de JxCat, por ahora, nadie quiere contemplar una alternativa a Puigdemont, aunque en privado algunas voces no descartan activar como último recurso un plan B -pese a su delicada situación judicial, Jordi Turull, Josep Rull y Jordi Sànchez podrían dar un paso al frente como solución de emergencia- o incluso advierten de que no investir a Puigdemont como president no implicaría necesariamente que no estuviese en el nuevo Govern, con un cargo con peso específico.