Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

En su discurso en la ceremonia de la Pascua Militar

El Rey pide "no escatimar esfuerzos" para combatir la "lacra" del terrorismo

El Rey ha pedido "no escatimar esfuerzos" para aumentar la capacidad de prevención y respuesta ante el terrorismo al alertar de que esta "lacra" es un "enemigo de la humanidad", pone en riesgo a los ciudadanos y "desprecia los valores democráticos".

EFE | Madrid | Actualizado el 06/01/2017 a las 14:02 horas

Zoido, Rajoy, los reyes y Cospedal en la Pascua Militar

Zoido, Rajoy, los reyes y Cospedal en la Pascua Militar / Ministerio de Defensa

En su discurso en la ceremonia de la Pascua Militar en el Palacio Real, Felipe VI ha defendido que las Fuerzas Armadas y los cuerpos policiales se doten de mejores medios para frenar la que ha considerado "la mayor amenaza a la seguridad global en la actualidad". Acompañado de la reina Letizia, don Felipe se ha dirigido al estamento militar en un acto en el que se ha estrenado María Dolores de Cospedal como ministra de Defensa y al que también han asistido el jefe del Gobierno, Mariano Rajoy, y el titular de Interior, Juan Ignacio Zoido, además de las principales autoridades castrenses.

"No debemos escatimar esfuerzos por aumentar nuestra capacidad de prevención y de respuesta ante esta lacra que pone en peligro nuestra sociedad, desprecia nuestros valores democráticos y es un enemigo de la Humanidad", ha proclamado el Rey, quien en su mensaje de Nochebuena no hizo mención a la amenaza terrorista.

Felipe VIha subrayado que la labor del Ejército, de los cuerpos de seguridad y de los servicios de inteligencia "está dando buenos frutos" y les ha animado a perseverar en "lo que se está haciendo bien". También ha pedido "aprovechar el conocimiento y la experiencia" que atesoran y que "tan buenos resultados ha dado en la lucha contra el terrorismo" para "estar lo mejor preparados posibles para combatirlo con la máxima eficacia y total determinación".

A juicio del jefe del Estado, el terrorismo "ataca sin escrúpulo alguno en cualquier lugar y son muchas las naciones cuyas sociedades sufren con frecuencia su vileza y ensañamiento", además de ser una de las principales preocupaciones de los españoles. Por ello, don Felipe ha insistido en que la obligación de España es defender a sus ciudadanos, pero también contribuir al esfuerzo internacional en la lucha contra esta amenaza global.

"La seguridad y defensa de España pasan por nuestra voluntad de actuar, junto a nuestros socios y aliados y al amparo de la legalidad internacional, en las diferentes regiones consideradas estratégicas para nuestra nación", ha afirmado. El monarca ha resaltado que España es un país reconocido como "un socio leal, fiable y responsable" con los compromisos adquiridos y los militares y guardias civiles gozan de "gran credibilidad" en el ámbito internacional y en organismos como la OTAN.

Este reconocimiento se debe, según don Felipe, a la modernización que las Fuerzas Armadas han experimentado en los últimos años y que ha estimado necesario continuar. "No podemos dejarnos rebasar por los nuevos escenarios y los desafíos actuales, cada vez más cambiantes e imprevisibles", ha recomendado el Rey al estamento militar. En una semana marcada por el dictamen del Consejo de Estado en el que atribuye a Defensa responsabilidad por el accidente del Yak-42 en 2003 en el que murieron 62 soldados cuando Federico Trillo era el ministro, Don Felipe ha recordado a quienes murieron "tanto en operaciones fuera de nuestras fronteras", como en el cumplimiento de su quehacer diario.

"Su entrega noble, generosa y, a veces heroica, deberá ser siempre valorada y recordada con honra, con gratitud y con emoción. A sus familias, hoy de manera especial, les dedicamos todo nuestro cariño", ha remarcado don Felipe. También ha saludado a los a los militares que están desplazados en las 15 misiones del exterior en las que participa España en cuatro continentes.

Les ha animado a seguir trabajando "desinteresadamente por los demás, fortaleciendo los vínculos" que unen a España con esos países. Según don Felipe, el pueblo español "se siente orgulloso" de los militares y guardias civiles: "Vuestra integridad, la fiel entrega al cumplimiento de vuestras obligaciones y la vocación de servicio a los demás son un verdadero ejemplo para la sociedad".

En su primera acto oficial del año, el jefe del Estado ha agradecido la tarea desempeñada por el anterior ministro de Defensa, Pedro Morenés. A pesar de "las dificultades", ha valorado que gracias a su "esfuerzo, profesionalidad, imaginación y abnegación" de su equipo, se han logrado mantener las capacidades, que "son una herramienta extremadamente útil e irrenunciable para el Estado". Con uniforme de capitán general del Aire, Felipe VI ha evocado a la figura de Miguel de Cervantes, "como a él mismo le gustaba recordar, soldado de Lepanto".

Cervantes puso en labios de Don Quijote la afirmación de que "las armas tienen por objeto y fin la paz que es el mayor bien que los hombres pueden desear en esta vida", ha recordado el Rey. Felipe VI ha cerrado su alocución en el Salón del Trono con un "Viva España", al que ha seguido, desde la tribuna de invitados, un "Viva el Rey".