Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Exministro socialista

Josep Borrell: "Sería bueno que no hubiera candidatos en prisión preventiva"

El exministro socialista, Josep Borrell, ha opinado que "políticamente sería bueno" que no estén en prisión preventiva ninguno de los candidatos a las elecciones autonómicas de Cataluña del próximo 21 de diciembre, en las que "se juega el futuro" de España y Europa.

EFE | Madrid | Actualizado el 10/11/2017 a las 13:29 horas

Josep Borrell

Josep Borrell / EFE

Durante su intervención ante el Foro Nueva Murcia, Borrell ha detallado que, de seguir en la cárcel los políticos soberanistas, "no podrían ejercer bien su función de candidatos", y además "podrían tener, incluso, un plus emocional a su favor" durante la campaña y la votación.

Tras aclarar que los "jueces no dictan resoluciones en virtud de criterios políticos", ha dicho que si la prisión preventiva no es necesaria porque no existe riesgo de fuga o ninguna de las razones por las cuales el juez puede imponerla, "mejor que mejor".

El exministro del PSOE ha mostrado su alegría por la "actitud" de la presidenta del Parlament, Carmen Forcadell, en su declaración de ayer ante el Tribunal Supremo, en la que reconoció que la Declaración Unilateral de Independencia fue "pura retórica simbólica" y aceptó "actuar dentro del orden constitucional, lo que ha permitido al juez Pablo Llarena "dictar una prisión con fianza y no incondicional".

"Cuanta menos gente haya en la cárcel mejor que mejor, pero no confundamos, en la cárcel preventiva, que no quiere decir que no vayas a ser juzgado", ha matizado Borrell, antes de recordar que la prisión durante la instrucción de un caso es "excepcional y transitoria".

No obstante, el también expresidente del Parlamento Europeo ha advertido de que Forcadell ha dicho "muchas veces" que al Estado hay que "empujarlo contra las cuerdas" para obligarle a reaccionar, y cuanto "más violentamente mejor porque beneficiaba a su proyecto".

"Al final, quien se ha encontrado frente a las cuerdas, quien ha tenido que abjurar y explicarnos que la DUI votada en las urnas ha sido meramente simbólica ha sido ella", ha declarado Borrell.

Respecto a las elecciones autonómicas, el ex ministro ha afirmado que es "posible y necesario" que los partidos no independentistas "ganen en votos y escaños" el próximo 21D, y espera que eso ocurra porque el "futuro de España como Estado depende crucialmente" de que no se reedite una mayoría soberanista.

Sin embargo, ha augurado que ese cambio de mayorías sólo se puede dar si la participación es "técnicamente plena", es decir, entre el 80% y el 85% del censo, al tiempo que ha incidido en que el sistema electoral prima el voto en los núcleos rurales, donde hay una mayor población independentista.

Borrell ha asegurado que el "proyecto profundamente antieuropeísta e insolidario" de los soberanistas ha provocado una "microdivisión" entre familias, amigos y trabajadores en Cataluña, que tardará un "periodo largo" en acabar.

Otras de las consecuencias de esta situación, que "no se va a resolver en los tribunales" es, en opinión del exministro, el "daño enorme" que se ha infligido a la imagen de España en el exterior, de la que ha culpado a los dirigentes soberanistas.

Para Borrell, la "política no ha estado a la altura de las circunstancias" para resolver este problema, y ha abogado por intentar resolverlo desde el "respeto, la comprensión y el morderse la lengua" frente a los independentistas, ante los que "no caben razones" porque "las emociones negativas sólo se diluyen con emociones positivas".

Finalmente, ha comparado la situación actual, en la que se juega el "futuro de Europa" ante los posibles contagios en otros países, con la Guerra Civil, cuando en "Cataluña se perdió" la contienda y "determinó el futuro" del continente.

"Afortunadamente no hay guerra, pero cómo se resuelva esta situación condicionará la forma en que se desarrolle" la Unión Europea, ha concluido.