Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Comparecencia de Sáenz de Santamaría

El Gobierno pide a Puigdemont que rectifique: "Nadie le niega el diálogo, pero tiene que ser dentro de la ley"

Soraya Sáenz de Santamaría ha comparecido ante la prensa para pedir a Carles Puigdemont que rectifique y que antes del jueves a las 10.00 horas aclare si ha declarado o no la independencia de Cataluña. Asimismo, ha dicho que nadie le está negando el diálogo, pero que este debe hacerse dentro de la ley, y le emplaza a que dialogue "en el Congreso de los Diputados".

ondacero.es | Madrid | Actualizado el 16/10/2017 a las 12:18 horas

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha lamentado que el presidente catalán, Carles Puigdemont, no haya aclarado si proclamó la independencia y ha dicho que tiene un último plazo para rectificar, que acaba el jueves, antes de que se aplique el artículo 155 de la Constitución.

Sáenz de Santamaría ha comparecido ante los periodistas en el Palacio de la Moncloa después de que esta mañana haya llegado la respuesta de Puigdemont al requerimiento del Gobierno, en la que no aclara si hubo una declaración unilateral de independencia.

"Nadie ha tenido tan fácil evitar que se aplique la Constitución", ha dicho la vicepresidenta en alusión al artículo 155, antes de subrayar que el objetivo del Ejecutivo no es suspender el autogobierno de Cataluña, sino que éste "se ejecute con arreglo a la legalidad" y que la autonomía se ejerza "de acuerdo a los parámetros constitucionales y al Estatuto".

La vicepresidenta ha señalado que Puigdemont ha eludido responder al primer requerimiento del Gobierno, cuya respuesta "no era muy complicada", ya que sólo tenía que decir si había declarado la independencia o no.

"Como ha eludido esa respuesta, entra en marcha la segunda fase de ese requerimiento", en la que el presidente de la Generalitat tiene de plazo hasta el próximo jueves, a las diez de la mañana, para revocar la declaración de independencia o para decir claramente que no tiene que revocarla porque no la ha declarado.

Según la vicepresidenta, "no se entiende el empeño, la perseverancia en la confusión" salvo que responda a la estrategia de los más "radicales" que sostienen al Govern de la Generalitat de "de tensar la situación al límite".

En este contexto, ha dicho que "a veces da la impresión" de que algunos sectores "de los más radicales" quieren que se empiecen a aplicar medidas del artículo 155.

Sáenz de Santamaría ha confiado en que en los días que faltan para que venza el nuevo plazo "vuelva la sensatez" y que Puigdemont deje de "enredar" y "sea claro por una vez" para no tener a los catalanes en la "incertidumbre" de no saber si ha declarado la independencia o no.

"Cuando no es capaz de decir sí o no a lo que has planteado a la ciudadanía, eso significa que Puigdemont tiene un grave problema, no sólo de respeto a la legalidad, sino de respeto a los ciudadanos que exigen claridad", ha agregado.

La también ministra de la Presidencia y para las Administraciones Territoriales no ha querido anticipar ninguna fecha, al ser preguntada cuándo se pondrían en marcha los mecanismos del 155, que debe ser aprobado por el Senado.

"Hay una clave, que son las 10 de la mañana del próximo jueves (...) Está en su mano (de Puigdemont) evitar que se den los siguientes pasos", se ha limitado a señalar.

También ha considerado que la carta de Puigdemont a Rajoy está pensada más para "ver si convence a alguien de fuera" que para los propios ciudadanos de Cataluña, dado que "no ha tenido mucho éxito" a la hora de recabar apoyos de la comunidad internacional.

Además, ha vuelto a reiterar su invitación para que Puigdemont acuda al Congreso a explicar sus propuestas y a formular "cuantas peticiones quiera".

"Mal puede convencer a ciudadanos del resto del mundo si no puede explicar por qué un dirigente no va ni tan siquiera al Congreso a explicar qué es lo quiere -ha dicho-, a dónde quiere llegar, cuáles son sus peticiones y además en el formato que estime conveniente".