Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Barómetro del CIS elaborado en campaña electoral

Aumenta la preocupación por el paro y el terrorismo internacional entra dentro de las principales inquietudes

La preocupación ciudadana por el paro incrementó en diciembre, y continúa siendo el principal problema para el 79,8% de los ciudadanos, seguido de la corrupción (38,8%) y los problemas económicos (24,4%), mientras que el terrorismo internacional entra a formar parte en las diez principales inquietudes.

EFE | Madrid | Actualizado el 07/01/2016 a las 16:20 horas

Un grupo de personas acceden a una oficina del Inem.

Un grupo de personas acceden a una oficina del Inem. / EFE

Según esta encuesta, elaborada en plena campaña electoral, del 1 al 11 de diciembre, se ha producido un crecimiento de 2,3 puntos en la preocupación que tienen los españoles por el desempleo, mientras que baja en 1,3 puntos la que tienen por la corrupción, que en noviembre alcanzó su máximo histórico con el 40,1 por ciento.

También sigue en tercer lugar la inquietud por los problemas económicos, que repunta cuatro décimas -el mes anterior fue del 24%-, seguida por la que generan los políticos y los partidos, que baja notablemente (del 20,4 al 14,8 %).

A continuación, se sitúa la sanidad, que genera exactamente la misma incertidumbre que en noviembre (un 11,9 %) y después, en sexta posición, los problemas sociales, que suben ligeramente (del 11 al 11,8 %).

La educación, con un 9,7, igual que en noviembre, se mantiene como séptima preocupación de los ciudadanos, mientras que en el octavo lugar mencionan al terrorismo internacional (un 9 %), que entra por primera vez en la lista de las diez mayores preocupaciones de los encuestados, desplazando a los nacionalismos hasta el undécimo puesto, con un 3,4 por ciento.

Este último barómetro se realizó con los atentados yihadistas de París muy recientes, que causaron más de 130 muertos el 13 de noviembre, y la posterior amenaza terrorista a nivel internacional, lo que ha pesado más que la incertidumbre generada por la apuesta secesionista en Cataluña y la posibilidad de que ser repitan las elecciones autonómicas.

Si continúan en el noveno lugar los problemas relacionados con la calidad del empleo, que lo mencionan un 3,9 por ciento frente al 4,8 que lo hacía hace un mes y, en cambio, la inmigración entra en el décimo puesto con un 3,8 por ciento, desplazando a la preocupación por los recortes, que, con un 3 por ciento, retrocede al duodécimo.

El CIS también pregunta por la situación económica en España, que para un 62,6 por ciento de los encuestados es mala o muy mala (65,5% en noviembre); buena o muy buena para el 4,1 por ciento (igual que el mes anterior) y regular para el 32,8 por ciento (antes un 29,8%).

Dentro de un año, la mayoría de los españoles, un 27,6 por ciento, piensa que será mejor frente al 11,6 que cree que irá peor y un 39,3 por ciento que opina que será igual.

De la situación política, un 63,1 la ve mala o muy mala (un 68,2 por ciento el periodo anterior), regular el 27,5 (24,1 en noviembre) y solo el 6 por ciento se muestra optimista (un 4 % en noviembre).

A un año vista, un 22,8 está convencido de que será mejor, peor un 12,3 por ciento y que se mantendrá igual un 35,6 por ciento.

Como es habitual, el CIS también ha interrogado sobre el modelo de Estado, y aumentan tres puntos los partidarios de que el sistema autonómico siga como hasta ahora, que pasan del 35,5 por ciento de noviembre al 38,6 por ciento ahora.

Se incrementa asimismo en ocho décimas el porcentaje de los que quieren un modelo en el que las comunidades tengan la opción de ser estados independientes, al pasar del 8,6 por ciento al 9,4 por ciento.

Además, el 54,4 por ciento de los consultados por el CIS se declara tan español como de la comunidad en la que reside, un 16,6 por ciento confiesa sentirse sólo español y un 7,1 por ciento asegura sentirse sólo de su autonomía.