Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Reseñamos el "descenso a los infiernos" del artista conocido como 'The Black Frog'

El experimento Maggot

De la mano de Spaceman Book (esa editorial asociada a ECC y especializada en cómic europeo de la que os hablamos hace un par de entradas), hoy hablaremos del artista conocido como The Black Frog y su peculiar visión del Averno en MAGGOT, un descenso literal a los infiernos, al más puro estilo ‘viaje del héroe’, con altas dosis de imaginación y mucha, demasiada improvisación.

Mario Terol | Madrid | Actualizado el 13/05/2015 a las 22:06 horas

Portada para la edición publicada en España.

Portada para la edición publicada en España. / Héroes y Villanos

Igor Alban Chevalier es el artista pluridisciplinar que se esconde tras el seudónimo de The Black Frog y cuenta con apenas un puñado de portadas para Marvel, como experiencia en el mundo del cómic. ¿Curioso, verdad? Sin embargo de novato no tiene nada, este tipo lleva más de dos décadas desarrollando todo su imaginario visual y creando atmósferas a las órdenes de los estudios más prestigiosos de Hollywood, por no mencionar el largo etcétera de videojuegos a los que ha dotado de ‘alma’. Echen un ojo a su web y seguro que les suena más de uno. Qué duda cabe que el señor Chevalier sabe lo que se hace y es lógico y normal el éxito que ha cosechado en su profesión como creador de mundos, sin embargo, a pesar de que aquí ya os hemos hablado de algunas [[LINK:undefined|||http://blogs.ondacero.es/heroes-villanos/segundo-advenimiento-ser-punk-ser_2013100700294.html|||historias realmente buenas]], en esta ocasión, saber dibujar no garantiza saber narrar.

Maggot es un experimento. Una excusa para dar forma a un capricho del autor: descubrir las jerarquías y criaturas que pueblan el Cielo y el Infierno. Un pasatiempo en el que The Black Frog se impuso como única regla del juego, realizar cinco páginas diarias sin un guión previo y sin ni siquiera saber adónde le iba a conducir la historia. Como comprenderán, es un experimento arriesgado y como tal, su resultado puede no ser del agrado de todos porque, créanme, escribir requiere de una serie de técnicas que no deben obviarse, máxime si lo que se pretende comunicar son unos conceptos o, simplemente, entretener. De ahí las escaletas, puntos de giro, estructuras, borradores y todo eso que, seguramente, hay detrás de la inmensa mayoría de libros que han leído en su vida. Desde aquí, no queremos hacer leña, simplemente, destacaremos los grandes aciertos de este peculiar libro, que los tiene, por supuesto, desde su formato apaisado a su misteriosa portada, el trazo grueso de los dibujos, las figuras a medias de sus protagonistas, los materiales empleados para su acabado (papel de mayor gramaje al que estamos acostumbrados en el medio) e insistimos, una imaginación desbordante a la hora de crear escenarios, personajes y situaciones.

En Maggot, Susan Swallow es una joven y, por qué no decirlo, cachondona señorita cuyo destino está irremediablemente abocado a perpetuar el negocio familiar, véase, ser el brazo ejecutor de la Muerte en el Inframundo. Como en la vida misma, la incorporación a este nuevo trabajo no le va a resultar nada fácil, y más teniendo en cuenta que en el Infierno han puesto precio a su cabeza.

Edición Original: Maggot

Editorial: Spaceman Books

Dibujo y Guión: The Black Frog (Igor Alban Chevalier)

Formato: Rústica, 304 págs. Color

Precio: 30€