Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Cumplirá 13 años de prisión

El Tribunal Supremo reduce en dos años la pena de cárcel al hombre que en 2014 colocó un explosivo casero en el coche de su expareja

Trató de asesinar a la mujer y ahora el Alto Tribunal le reduce la pena porque la Audiencia Provincial le impuso un día de cárcel “más de lo que permite el marco legal”

Onda Cero Elche  | Elche | Actualizado el 07/12/2017 a las 15:59 horas

Fachada del Tribunal Supremo

Fachada del Tribunal Supremo / Archivo

Según informa la Agencia EFE, la resolución de la sección primera de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo entiende como más proporcionada la pena de 13 años, "atendiendo a la gravedad de la conducta del acusado, que ha intentado matar a su excompañera mediante una dinámica delictiva compleja y exquisitamente planificada, de la que derivó un resultado lesivo grave".

El alto tribunal ha desestimado el resto de argumentos esgrimidos por el acusado, en su recurso de casación, tras calificar de "coherentes, unidireccionales, convergentes y sólidos" los indicios incriminatorios que la Audiencia alicantina tuvo en cuenta para condenarle el pasado mes de marzo.

Los hechos se remontan al 10 de noviembre de 2014, cuando la víctima resultó herida por la deflagración de un artefacto explosivo que su excompañero, mecánico especializado en electrónica, había montado en el reposacabezas del asiento del conductor de su coche. Ese artefacto consistía en un tubo de PVC relleno con pólvora y perdigones de caza a modo de metralla que iba conectado mediante cables al elevalunas eléctrico y que debía estallar cuando éste se accionase.

La conductora sufrió la perforación de un tímpano y varias lesiones en la cabeza y la espalda, que requirieron una intervención quirúrgica y un tratamiento médico posterior.

La Audiencia Provincial de Alicante consideró en su sentencia judicial que el condenado trató de acabar con la vida de su excompañera sentimental porque ésta había presentado una demanda en un juzgado para que reconociera a sus dos hijas menores de edad y les pagara de forma cautelar una pensión de alimentos. La vista para discutir esa última medida había sido señalada por el Juzgado de Primera Instancia 3 de Elche para el 12 de noviembre de ese mismo año, dos días antes del crimen frustrado.

Además de los 15 años de cárcel, que el Tribunal Supremo ha reducido ahora a 13, el procesado también fue condenado a 20 años de alejamiento y a indemnizar a la víctima con más de 32.000 euros.