Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

EUROPA LEAGUE | Villarreal 2 - 2 Slavia de Praga

El Villarreal rescata un punto y deja el grupo muy igualado

El Villarreal rescató este jueves un punto en un encuentro en el que perdía por 0-2 y deja el Grupo A de la Liga Europa muy igualado tras noventa minutos en los que estuvo por debajo de lo esperado ante un rival inferior que aprovechó al máximo sus opciones.

EFE | Madrid | Actualizado el 19/10/2017 a las 23:20 horas

Carlos Bacca pelea por un balón con Jakub Jugas

Carlos Bacca pelea por un balón con Jakub Jugas / Efe

Lo mejor para el Villarreal fue la capacidad de reacción en los minutos finales del primer periodo, en los que logró igualar el tanteador con dos zarpazos, pero la sensación final fue la de haber necesitado más consistencia para convertir ese empate en una remontada.

Ahora, encabeza el grupo empatado a cinco puntos con el Slavia de Praga, seguido por el Ataná con cuatro.

El Villarreal, pese a su dominio, no estuvo fino y cedió un empate ante un rival que se llevó un punto al conseguir marcar en las dos únicas aproximaciones a la meta local de todo el partido.

En los primeros minutos se desarrolló un fútbol insulso por parte de ambos equipos, que apenas se aproximaron a la meta rival, aunque se jugó más cerca de la meta del conjunto checo.

Sin embargo, en la primera aproximación del Slavia, un envío largo de Sobol tras un rechace de Barboza propició el 0-1 en un impecable cabezazo de Necid.

Tras el gol, cambió el ritmo del partido y el Villarreal se adueñó por completo de la situación y puso cerco a la meta visitante, aunque sin ser capaz de crear peligro.

En esa fase del encuentro, el siguiente ataque del Slavia acabó con el 0-2 tras una magnífica combinación por la banda derecha que culminó Danny. El equipo checo había aprovechado al cien por cien sus oportunidades.

Si el primer gol no descolocó al Villarreal, el segundo le hizo daño, ya que aunque sus jugadores no perdieron la cara del encuentro y recuperaron el dominio territorial, este fue estéril sin propiciar opciones de gol.

Pese a ello, poco antes del descanso y en tres minutos y en dos acciones brillantes, el Villarreal igualó un partido en el que no jugaba bien.

Tras una acción magistral de Fornals, Trigueros metió al equipo local en el encuentro con el 1-2 y, de inmediato, Bacca, tras un excelente control del balón estableció la igualada con la que se llegó al descanso.

En el segundo tiempo, el Villarreal trató de ser más ofensivo con la entrada primero de Cheryshev y luego de Bakambu y sus aproximaciones a la meta rival fueron cada vez más frecuente ante un rival que no encontraba la forma de neutralizar el dominio local y que apenas tenía opciones ante la meta de Barboza.

El Villarreal mejoró y aunque sus llegadas no eran claras, el equipo ya no era el equipo plano del primer periodo, pues daba sensación de peligro y sus contragolpes eran frecuentes.

A medida que pasaban los minutos, la presencia del Villarreal en el campo rival se incrementaba, pero la sensación de tener fuerzas para ganar el encuentro menguaba, por lo que las esperanzas de ganar se limitaban a una acción esporádica o a una genialidad de alguno de sus puntas.

El Villarreal, por una parte, desperdició una buena oportunidad de liderar el grupo en solitario, pero, por otra, supo neutralizar los dos goles iniciales de su rival.