Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

COPA DEL REY | REAL MADRID 1-2 BARCELONA

El mismo guión con distinto protagonistas

Se repitió la historia en el Bernabéu donde el Barcelona supo remontar el tanto inical de Cristiano Ronaldo. Puyol de cabeza a la salida de un córner y Abidal tras un gran pase de Leo Messi decantaron el partido y la eliminatoria para el Barcelona. En una semana el desenlace en el Camp Nou.

Ondacero.es | Madrid | Actualizado el 08/05/2015 a las 09:48 horas

Los jugadores del Barça celebran el gol de Puyol

Los jugadores del Barça celebran el gol de Puyol / EFE

Una vez más el Barcelona salió victorioso del Santiago Bernabéu pese a la revolución de Mourinho en el once y otro tempranero tanto, esta vez de Cristiano Ronaldo. El problema del Madrid ante el Barcelona comienza a ser un auténtico tormento. Cada Clásico se convierte en una historia con el mismo guión. Los de Mourinho salen en tromba, presión constante y un gol en una contra o error del Barcelona. El problema es que luego siempre llega el mazo del Barcelona. Esa es la única verdad.

Muchos quedaron retratados en el partido y no tanto por el resultado como por la actitud. Pepe debió ser expulsado tras un infame pisotón a Messi y después de fingir un manotazo en una dispuat con Cesc. Por si no fuera sufieciente dio alas a los de Guardiola cuando no llegó a tapar a Puyol tras una cesión impecable de Piqué  en un córner. 

Carvalho o Coentrao también merecieron ver el túnel de vestuarios antes de tiempo. Curiosamente todos portugueses y traidos de la mano de Mourinh. Allí el Madrid tiene un buen tema de reflexión.

El partido fue un calco de los jugados ahasta la fecha, a excepción de la final de la Copa del Rey. Los azulgrana poblaron el centro del campo y se hartaron a tocar ante un Madrid que se refugió a trás y lanzó contras con muchísimo peligro. Hasta que duró la gasolina en las filas blancas el partido estuvo igualado, pero al final l toque del Barcelona volvio a ser un lento e implacable rodillo.